ONU: Un país que supera un desastre natural con cooperación es más feliz

El Informe Mundial de la Felicidad 2017 concluye que la infraestructura social e institucional de un país marca la diferencia en cómo este afronta una gran crisis

ONU: Un país que supera un desastre natural con cooperación es más feliz

La gente valora realmente sentir que pertenece a una comunidad cariñosa y efectiva, enfatiza Naciones Unidas. Foto: Andina

Por: Ricardo Zimic / @rzimic

El Informe Mundial de la Felicidad recoge los resultados de una encuesta global impulsada por las Naciones Unidas que mide cada años desde el 2012 el nivel de felicidad en 115 países. En su última edición, publicada hace poco, ubica al Perú entre los países menos felices de América Latina.

En efecto. El Perú se encuentra en el puesto 14 de 18 países de la región, el 8 de 10 en Sudamérica y el 63 de 155 en el mundo. Esto con base en los datos recogidos en el periodo 2014-2016. ¿Por qué nuestro país no está en un puesto más alto en comparación con otros países latinoamericanos?

Para esto, primero cabe señalar que, pese a nuestro lugar en el ránking regional, el Perú es uno de los 12 países en el mundo que más ha mejorado en este índice de felicidad. De Latinoamérica, solo Nicaragua, Ecuador, Chile y Uruguay registran un ascenso mayor.

¿Cómo se mide la felicidad?

El informe de la ONU considera diversos indicadores para su cálculo. Estos son: renta per cápita, apoyo social, esperanza de vida al nacer, libertad para tomar decisiones de vida, generosidad y percepciones de corrupción, entre otros.

En el caso del Perú, el apoyo social (la sensación de recibir potencial ayuda en caso de problemas) y la renta per cápita (el PBI del país dividido entre cada habitante) son los factores que más aportan al puntaje obtenido en el ránking. Le siguen la libertad de tomar decisiones de vida y la esperanza de vida al nacer. Finalmente, la generosidad y las percepciones de corrupción aportan algo mínimo a la calificación nacional.

Si comparamos esto al detalle con la cifra alcanzada en el anterior informe (2016), podemos percatarnos que el componente que más se incrementó en el último periodo es el de apoyo social. De acuerdo a los datos recogidos en el documento de las Naciones Unidas, más peruanos señalaron que tienen familiares o amigos que irían en su ayuda en caso caigan en problemas.

Finalmente, el Informe Mundial de la Felicidad 2017 concluye que, desde el reporte del 2008, 58 países han mejorado su nivel de felicidad mientras que otros 38 han empeorado en este indicador. Acota que en América Latina y otras regiones, el número de países que mejoraron supera al grupo en situación opuesta.

Colaboración ante las crisis

En sus conclusiones, Naciones Unidas también hace una reflexión pertinente para el Perú en este momento de emergencia que experimenta por las intensas lluvias, huaicos y desbordes de ríos que han afectado ciudades enteras, especialmente en la costa norte y central.

“Las mayores crisis tienen el potencial de alterar las evaluaciones de la vida de formas muy diferentes según la calidad de la infraestructura social e institucional (de un país). Como se muestra en anteriores Informes Mundiales de la Felicidad, hay pruebas de que una crisis desatada a una estructura institucional débil puede dañar aún más la calidad del tejido social de apoyo si esta crisis desencadena culpa y contienda en lugar de cooperación y reparación”, se lee en el documento.

“Por otro lado, las crisis económicas y los desastres naturales pueden, si las instituciones (del país) son de suficiente calidad, conducir a mejoras en lugar de perjudicar el tejido social. Estos progresos no solo aseguran mejores respuestas a la crisis, sino que también tienen retornos sustanciales de felicidad. Esto debido a que la gente valora realmente sentir que pertenece a una comunidad cariñosa y efectiva", agregan los realizadores del informe.