Alan García: el perfil sobre la vida del dos veces presidente del Perú

Cuarto Poder realizó una semblanza sobre la vida del expresidente Alan García Pérez

Alan García: el perfil sobre la vida del dos veces presidente del Perú

Alan García, expresidente del Perú. Foto: Cuarto Poder

Nadie quería muerto, unos lo querían ver preso y otros reivindicado y siendo mandatario por tercera vez. Hasta ahora, muchos no creen o no aceptan que el expresidente Alan García esté en una urna. Aquí un recuento de su vida política del dos veces presidente del Perú.

Nadie lo quería muerto y, además, dicen: “El Apra nunca muere” Nadie lo quería muerto, pero se disparó en la sien. Alan Perú fue el lema de su campaña la última vez que tentó la presidencia en el 2016.

Alan Perú se sentía sinónimo, homólogo, equivalente, mellizo del Perú, por eso, su perenne obsesión por la historia, por cómo pasaría a la historia.

“La razón de mi acto”, así se titula la carta que dejó y que fue leída por una de sus hijas el día de su funeral. Quizás haya dejado más cartas escritas a puño y letra, la que se leyó fue la de un animal político en toda su dimensión.

“Cumplí la misión de conducir al aprismo en dos ocasiones e impulsamos otra vez su fuerza social. Creo que esa fue la misión de mi existencia (…) No hubo ni habrá ni cuentas, ni soborno ni riquezas. La historia tiene más valor que cualquier riqueza material.

No tengo por qué aceptar vejámenes. He visto a otros desfilar esposados guardando su miserable existencia, pero Alan García no tiene por qué sufrir esas injusticias y circos. Por eso les dejo a mis hijos la dignidad de mis decisiones, a mis compañeros una señal de orgullo y mi cadáver como una muestra de mi desprecio a mis adversarios porque ya cumplí la misión que me impuse”

Deja seis hijos de tres relaciones, seis nietos, una madre nonagenaria y un partido huérfano. Fue capaz de todo en el amplio y colosal sentido de la palabra, fue capaz de creer en Dios y suicidarse cerca de un crucifijo, fue capaz de ser presidente de la República a los 35 años.

Se había hecho público que su exsecretario en Palacio, Luis Nava y otros, habían recibido sobornos de la empresa Odebercht por más de cuatro millones de dólares.

Muy temprano, el 17 de abril llegó el fiscal y la Polícia a su casa con una orden de allanamiento y de detención. Finalmente, fue capaz de quitarse la vida este miércoles rondando las seis de la mañana.

Si algo ha sido, es y será es irrepetible, en sus formas, en su fondo, en su manera de hacer, entender y vivir por para y de la política, irrepetible también a la hora de fabricar amores y odios.

Alan García está muerto, una parte de la historia del Perú se metió un tiro con un revolver Colt. Aún muerto sigue haciendo política, la que fue la razón o una de las razones de su existir.

LEEAlan García: publican tuit desde la cuenta oficial del expresidente

LEEFiscal Vela asegura que Jorge Barata podrá responder preguntas sobre Alan García