Granadas robadas al Ejército iban a ser vendidas a terroristas en el Vraem

Militares involucrados recibieron condenas de solo hasta 7 años de cárcel pese a la gravedad del delito.

Granadas de guerra. Foto: archivo El Comercio

Los agentes del Ejército que robaron granadas de guerra MGL y RPG de los cuarteles planeaban venderlas a los remanentes de Sendero Luminoso que operan en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem).

[LEE: Hasta 15 años de cárcel impondrán por posesión o venta de explosivos]

De acuerdo a fuentes del Fuero Militar Policial citadas por el diario La República, los miembros del Ejército acusados indicaron que estaban vinculados a mafias que abastecen de armamento a terroristas, no a delincuentes comunes como se pensaba.

Esto debido a que los senderistas en el Vraem cuentan con lanzadores de granadas M-203 y MGL-6, así como lanzagranadas RPG 7B, tal como muestran fotografías y videos incautados por la Dirección contra el Terrorismo de la Policía (Dircote).

Según fuentes de la Dircote citadas por La República, en al menos tres oportunidades terroristas utilizaron granadas de guerra contra las Fuerzas Armadas y la Policía, dejando tanto militares como civiles muertos y otros heridos.

Pese a la gravedad de los presuntos delitos cometidos por los tres agentes del Ejército enjuiciados, el Fuero Militar Policial condenó a dos de ellos, el técnico Juan Piscoya Cabañas y el suboficial Jorge Mayhua Quispe, a solo 7 y 4 años de cárcel, respectivamente.

Por su parte, el tercer agente acusado, el suboficial Faustino Preciado Rodríguez, fue condenado solo a 4 años y 3 meses a prisión pese a que las evidencias apuntarían a que él robó 267 granadas MGL en un cuartel en Chiclayo. Se presume que ya fueron vendidas a terroristas.

Relacionadas