Ley agraria: Estallido en Ica

Finalmente el Congreso aprobó la derogatoria de la denominada Ley Chlimper

Foto: Cuarto Poder

Tras varios días de protesta, el Congreso buscando enfriar los ánimos, derogó el viernes en la noche la Ley de promoción agraria, conocida como Ley Chlimper, aprobada en el 2000 durante el régimen de Alberto Fujimori.

Las carreteras al sur, en Ica, empezaron a despejarse una vez se conoció la noticia. Los líderes de la protesta estaban reunidos evaluando la derogatoria de la ley.

Pero la huelga continuó por varios días en los que se permitió por algunas horas el paso de vehículos como camiones o buses humanitarios con ancianos y niños que necesitaban trasladarse.  

Sin embargo, la derogatoria de esta ley no parece ser suficiente para los obreros. La exigencia ahora es la mejora de salarios. Para los propietarios del negocio, la eliminación de la norma es nefasta.

En la relación conflictiva están los empresarios boyantes con exportaciones en imparable ascenso desde hace 20 años gracias a los precios en el mercado extranjero y gracias a la ley que les dio beneficios.

De otro, miles de obreros que denuncian salarios paupérrimos, extensas jornadas y engañosa formalidad. Se calcula unos 350 000trabajadores del sector agroexportador, el 7 % de la PEA de todo el sector agricultura.

Este régimen especial de la ley tiene al obrero de campo con contrato por 3 meses y un salario promedio de 31 soles al día, unos 930 soles al mes, la remuneración mínima vital.

A esto los empresarios le añaden las fracciones de CTS y gratificaciones, lo que eleva de 31 a 39 soles la jornada diaria y de 930 soles a 1170 el pago mensual.

Cuando el contrato termina no hay CTS, ni gratificación porque ya se prorrateó en los pagos mensuales.

El Gremio de Empresarios Agroexportadores dice que la razón de la protesta es la mala práctica laboral de algunas malas empresas informales. 

En tanto la ley benefició a las empresas con un pago del 15 % de impuesto a la renta de tercera categoría, la mitad de lo que paga el resto del país, un 29.5 %.

Además, está el pago del 4 % de Essalud, cuando el resto de empleadores aporta el 9 % del salario del trabajador. 

En el país hay unas 300 empresas agroexportadoras. Las top 10 son grandes líderes en el mercado mundial de fruta. Sus exportaciones nunca dejaron de crecer desde la ley.

Nadie podría estar en contra de que en el país se generen grandes ganancias. El asunto es que con estas ganancias se dé un trato proporcional al trabajador, con cuyas manos se logra esa riqueza.

Parte de la modernidad son las ventas, mercado y ganancias, pero también lo son el diálogo y las buenas relaciones laborales. Es la para de la mesa que falta colocar y reparar y que reclaman los obreros de los campos agrícolas de los fundos.