Hospitales en emergencia: el mal estado de los nosocomios en la capital

Informe de Contraloría detalla el mal estado de los equipos médicos

Hospital Carrión. Cuarto Poder / Foto: Andina

Góndolas que solo sostienen envases vacíos etiquetados con productos que no existen, no hay, ni siquiera medicamentos tan básicos ni inyectables para el dolor. “Actualmente no hay en stock caja de dexametazona ni una, no tenemos hacemos requerimiento farmacia no cuenta con stock diclofenaco no hay nada así es”, menciona el jefe de farmacia hospital Carrión Javier Jaramillo

Es tan complicada la situación que viven los químicos farmacéuticos en los hospitales de Lima y Callao, que para un paciente o su familiar, encontrar apenas el 40% de la medicina que pide el médico en una receta es, definitivamente, tener suerte.

LEE: García: Minsa pagará S/300 millones de deuda del SIS

Sufrir por una enfermedad ya es doloroso y eso se incrementa cuando un paciente del SIS debe pasar una odisea para conseguir medicina, o al menos un aparato médico que pueda diagnosticar la enfermedad.

En el Hospital Arzobispo Loayza, el mismo donde hace una semana trasladaron a la mayoría de heridos del accidente en el cerro San Cristóbal, la mayor parte de ellos solo resistió unos minutos en este hospital, luego los médicos tuvieron que referirlos a la mayoría de ellos a clínicas u otros hospitales. El motivo, no había ni siquiera equipos para tomarles tomografías, siendo un hospital de nivel 3.1.

En papeles un hospital de nivel 3.1 significa que tiene las especialidades necesarias para afrontar emergencias, cuidados intensivos y toda la logística para realizar exámenes médicos. Sí, en papeles, pero la realidad es completamente diferente.

“Todos los hospitales 3.1 cuentan con los equipos de ese nivel y el sis garantiza la atención”, menciona Mónica Meza García, directora de dirger.

El accidente en el cerro San Cristobal develó otra desgracia. Según los médicos, ni un solo hospital de este país podría atender una emergencia que involucre más de 30 heridos. “Con toda sinceridad pueden atender una emergencia de ese nivel no estamos preparados para grandes desastres. No estamos preparados”, dijo la directora del hospital Daniel Alcides Carrión, Maria Elena Aguilar.

LEE: SUSALUD investiga caso de adolescente que dio a luz en el baño de un hospital en Huaycán

“Monitoreo clínico solo 3 moniteros 10 camas, de qué sirve camas sin monitores, el reemplazo con médicos, tomanan funciones vitales para que reemplacen, a la antigua podría llamarse a la antigua”, dice Jesús Chacaltana, Jefe de emergencia
 
A diario el hospital Daniel Alcides Carrión del Callao atiende hasta 300 personas en el área de emergencia. Los fines de semana hasta se duplica esta cifra de atención, ahí los médicos se multiplican para atender a todos, el problema es cuando el paciente llega a farmacia.

Cuarto Poder accedió al último informe de Contraloría sobre la cifra exacta de equipos médicos malogrados y aquellos equipos nuevos que se dan el lujo de no utilizarlos. Por ejemplo, el hospital Cayetano Heredia tiene malogrados el 40.83% de sus equipos supervisados, le sigue el hospital Sergio Bernales en Comas, con el 35.78% de sus equipos dañados. Si alguna vez fue al hospital Loayza y le dijeron que no podían tomarle rayos X se debe a que este hospital tiene el 21.74% de los equipos malogrados.

Pero eso no es lo peor, hay equipos nuevos, en funcionamiento, que por motivos burocráticos o administrativos no se pueden utilizar. La lista la lidera el Centro Materno Infantil San José con el 42.1% y le sigue el materno infantil Virgen del Comarn con el 25%, una cifra que frustra y vuelve más lento un sistema que ya está por colapsar.

Grupos universitarios han apostado por la salud y han invertido su tiempo, financiados en parte por el gobierno, en fabricar equipos y dispositivos médicos que podrían servir en varios hospitales del país. Han creado incubadoras, prótesis, máquinas para caminar, de todo, pero todo este equipo valioso solo puede estar en los laboratorios, porque increíblemente la ley impide que estos dispositivos, por ser hechos en el país, puedan ser comercializados.

LEE: Médicos del Minsa se encadenan en el Hospital San Bartolomé

La Digemid autoriza solo la comercialización de equipos aprobados en el extranjero por eso ellos no pueden apoyar a los hospitales. El mismo Estado se lo impide. “Los prototipos existen pero no la forma para atender la demanda en el país […] el dinero está ahí pero no canal para llegar al mercado”, señala la jefa de oficina innovación PUCP, Verónica Montoya.

El Ministerio de Salud acaba de anunciar que destinará 4 millones y medio de soles para comprar, por fin, un nuevo tomógrado para el Hospital Loayza.

ETIQUETAS: