Francisco a Obispos: "Hay que conocer el lenguaje actual de nuestros jóvenes"

El pontífice sostuvo un encuentro con los obispos en el Palacio Arzobispal de Lima

Francisco a Obispos: Hay que conocer el lenguaje actual de nuestros jóvenes

Foto: Andina

Como parte de sus actividades en Perú, el papa Francisco se dirigió esta mañana a los obispos peruanos, ello tras sostener un encuentro con las religiosas contemplativas en la Iglesia Las Nazarenas. El pontífice instó a los obispos a comunicarse con los jóvenes en el idioma actual.

"Hoy nos toca aprender un lenguaje totalmente nuevo como el digital, hay que conocer el lenguaje actual de nuestros jóvenes, de nuestras familias y de los niños", afirmó el máximo representante de la Iglesia Católica que llegó al Perú, procedente de Chile, el pasado jueves 18 de enero.

LEE: Papa Francisco a jóvenes en Perú: "El corazón no se puede 'photoshopear'"

Durante su discurso, el papa recordó: "El lema de este viaje nos habla de unidad y de esperanza. Es un programa arduo, pero a la vez provocador, que nos evoca las proezas de santo Toribio de Mogrovejo, arzobispo de esta sede y patrono del episcopado latinoamericano, un ejemplo de 'constructor de unidad eclesial', como lo definió mi predecesor san Juan Pablo II en su primer viaje apostólico a esta tierra".

El pontífice evocó la labor de Toribio de Mogrovejo y destacó su rol: "Hoy le llamaríamos un obispo 'callejero'. Un obispo con suelas gastadas por andar, por recorrer, por salir al encuentro para anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie", subrayó.

LEE: Francisco en Lima: "¿Saben qué es la monja chismosa? Es terrorista peor que los de Ayacucho"

Previo a finalizar su discurso, el papa de origen argentino pidió a los obispos peruanos mantener la unidad y el amor en el ejercicio de sus funciones: "Queridos hermanos obispos, trabajen para la unidad, no se queden presos de divisiones que parcializan y reducen la vocación a la que hemos sido llamados: ser sacramento de comunión. No se olviden que lo que atraía de la Iglesia primitiva era ver cómo se amaban. Esa era, es y será la mejor evangelización", dijo.