Familia de mujer asesinada y sepultada en su casa teme que hijos de víctima sean trasladados a albergue 

Los abuelos maternos quedaron a cargo de sus nietos, pero no cuentan con recursos para su crianza

Los pequeños viven con sus abuelos maternos, tías y primos en una pequeña casa

Han pasado 5 meses desde que la figura del feminicidio dejó una huella profunda en casa de la familia Estrada. Marleny de 28 años fue asesinada y sepultada en su propia casa en San Juan Lurigancho, por su pareja y padre de sus dos hijos de 8 y 3 años. La vida de estos menores víctima de la violencia cambió para siempre.

Los pequeños viven con sus abuelos maternos, tías y primos en una pequeña casa, ubicada en el anexo de Chaclla en Huarochirí, mientras que su padre está en prisión. La pandemia también los ha golpeado, pero a pesar de los pocos recursos que tienen tratan que no les falte nada a los menores, pero no es suficiente.

“Están empezando de cero, porque este hombre no pensó ni en su vestimenta, no tienen nada”, dijo Cintya Estrada, hermana de víctima, a América Noticias.

Temen que por no vivir en una casa con más comodidades, los niños sean trasladados a un albergue del INABIF.
 

“Puede que los lleven albergue, porque no tienen un cuarto, no quiero que nos los quiten, ya suficiente le han quitado a su hija”, dijo Roxana Estrada, hermana de la víctima.

La hermana de la víctima solicita al Ministerio de la Mujer que las terapias sicológicas para los niños y su abuela sean más frecuentes, pues el menor de 8 años ha bajado su rendimiento escolar.

Está Navidad será diferente para los pequeños quienes no recibirán el abrazo de su madre, pero si el amor de su única familia. Si desea ayudar a la familia Estrada en estos momentos difíciles puede comunicarse al 929 807 603.
 

ETIQUETAS: