La falta de vivienda y las invasiones en el sur

En Perú hay cerca de 567 000 familias que no tienen vivienda y cerca de un millón de inmuebles con déficit de servicios básicos

Foto: Cuarto Poder

Esta semana, la ocupación ilegal de terrenos en el sitio histórico y arqueológico del morro solar terminó en escenas de violencia tras un desalojo protagonizado por la Policía Nacional.

Otra de las zonas invadidas es la de cerro de Lomo de Corvina, una gigantesca duna cuyo terreno inestable no podría mantener en pie a ninguna construcción durante un terremoto.

El problema de las ocupaciones informales es que condenan a los sectores más pobres a vivir en lal precariedad. En los últimos 20 años, el 93 % del crecimiento urbano fue informal.

Las familias no solo son víctimas de mafias de tráfico de terrenos sino que muy difícilmente podrán tener acceso a servicios básicos y condiciones adecuadas de habitabilidad.

Según cifras del Ministerio de Vivienda, atender las mejoras en las invasiones supone gastos anuales de 1700 millones de soles. Con ese monto se podrían promover cerca de 55 000 viviendas seguras.

En Perú hay cerca de 567 000 familias que no tienen vivienda y cerca de un millón de inmuebles con déficit de servicios básicos o en condiciones de hacinamiento.

A estos problemas se suman leyes que favorecen las invasiones. El próximo gobierno deberá lidiar con un problema que podría agravarse si la pandemia y algunas malas decisiones siguen atacando nuestra economía.