Excomandante general de la FAP: "Un general y dos coroneles quisieron influenciar en el proceso de ascenso"

Jorge Luis Chaparro hizo un llamado a "no recurrir a terceras personas por apetitos personales"

Foto: Andina

El excomandante general de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) Jorge Luis Chaparro pronunció su discurso de despedida del cargo con una lapidaria denuncia sobre presuntos intentos de influir en el proceso de ascensos y renovaciones en la institución.

"Dejo de comandar la Fuerza Aérea del Perú, pero no dejo de ser un piloto de caza, defensor calificado de la patria, porque nuestra formación y entrega siempre estará presta al servicio de la Nación. Dejo los mejores años de mi vida, pero me llevo la estima y el reconocimiento de mis oficiales", señaló.

Chaparro mostró su agradecimiento a quienes "se solidarizaron conmigo por este inesperado pase a la situación de retiro sin encontrar, hasta el momento, alguna razón valedera".

También destacó que "el personal es el principal recurso de la Fuerza Aérea del Perú" y exhortó a mantener el trabajo "con la mística de quienes la forjaron".

Llamó también a que "no recurran a terceras personas por apetitos personales. Es el momento de separar la paja del trigo" y expresó sus mejores deseos para su sucesor, el teniente general FAP Alfonso Artadi Saletti.

"El honor y la dignidad son valores que, lamentablemente, han perdido brillo con el transcurrir del tiempo. Un general y dos coroneles quisieron influenciar en el proceso de ascenso. También un grupo de oficiales han querido influir en las renovaciones. Somos pocos, nos conocemos", expresó respecto al mencionado intento de influencia.

Finalizó haciendo un llamado: "Es el momento de recuperear el honor y la dignidad. Es una obligación moral hacer de nuestras vidas un camino de convicción, esfuerzo y respeto".