Elecciones 2021: Crónica de unos comicios atípicos

Alrededor de 25 millones de peruanos salimos a enfrentar el futuro y a evadir un virus que no quería hacer cola

Lo que se suponía iba a ser una jornada dedicada a los hombres y mujeres de la tercera edad, terminó siendo un suplicio de la edad media

Son las primeras elecciones en pandemia, unos comicios entre el distanciamiento social y el trencito electoral, sin viandas y vivanderas en la calle, pero con desayunos electorales que persistieron a pesar de una situación.

Elecciones con caballos chúcaros y candidatos impacientes. Con empatías en banda ancha, y la COVID-19 metido en la sangre de un país que ya quería salir con el poder del voto de años de incertidumbre y una pandemia que hasta nos impidió el acto simple de prestarnos el lapicero.

Lo que se suponía iba a ser una jornada dedicada a los hombres y mujeres de la tercera edad, terminó siendo un suplicio de la edad media. Una burla para los ancianos que terminaron esperando más por un voto que por una vacuna.

Las mesas que se fueron implementando con una lentitud de lagarto que exasperó al candidato de Renovación Popular, Rafel López Aliaga. Estas elecciones serán recordadas como una epidemia de tardanzas y ausentismos. Pero también de historias sensibles, como el reportero que encontró a su madre y le pidió que se cuide.

En el Estadio Nacional, similares tardanzas hacían del juego democrático una tremenda falta. Un canguro parecía predecir algunos primeros resultados en Australia. En fin, la democracia estuvo de fiesta, pero tardó demasiado en entrar en calor.

Alrededor de 25 millones de peruanos salimos a enfrentar el futuro y a evadir un virus que no quería hacer cola. Una jornada que traerá la ola de esperanza que todos deseamos.