COVID-19: ¿En qué consisten los estudios del laboratorio chino por posible vacuna en nuestro país?

Una delegación china llegó al país esta semana para ultimar los detalles del inicio del ensayo clínico en miles de peruanos

Foto: Cuarto Poder

Esta semana, la llegada de una delegación china al Perú ha marcado un hito en la lucha contra la COVID-19. En breve se iniciarán los ensayos clínicos para la vacuna que podría estar lista a inicios del próximo año.

Pero una pregunta surge ante esta posibilidad: ¿En qué consisten los estudios del laboratorio chino en nuestro país?

El ensayo clínico de Sinopharm se hará en alianza con científicos de las universidades Cayetano Heredia y San Marcos. A diferencia de las fases 1 y 2, donde el muestreo es más reducido, en la fase 3 se aplica a miles de personas simultáneamente.

Esto se realiza dividiendo el muestreo en dos y a ciegas: a unos aleatoriamente se les aplica la verdadera y a otros solo un placebo, una sustancia inocua sin principio activo de vacuna.

Según voceros chinos, la etapa del ensayo clínico durará 16 meses, pero la vacuna podría ser utilizada antes en caso se compruebe un avance positivo en las partes de este proceso. 

El pasado 18 de agosto, el Instituto Nacional de Salud y la Digemid aprobaron el ensayo clínico de Sinopharm en Perú tras acreditarse resultados positivos de la investigación.

Sin embargo, Sinopharm no está exento de polémicas. El semanario Hildebrandt en sus trece recordó que en 2017, el instituto de Productos Biológicos de Wuhan, perteneciente a Sinopharm, tuvo que retirar del mercado más de 400 000 dosis de una vacuna triple contra la difteria, tétanos y tos ferina porque no cumplían con los estándares de calidad.

Las vacunas habrían causado reacciones adversas en los bebés que la recibieron. De todos modos las autoridades peruanos prefieren ser más prudentes y no tan optimistas.

"Lo que hay con Sinopharm es una investigación, todavía no hay un acuerdo de compra, es temprano para saber precios y hacer un acuerdo de compra", dijo el viceministro de Salud, Luis Suárez.

Y la otra pregunta que surge es: ¿Cómo se comprarán las vacunas?

La posibilidad de tener un trato diferenciado con las farmacéuticas que desarrollen ensayos clínicos no es la única alternativa de acceder a la vacuna. El Gobierno prevé otras modalidades: el trato directo con laboratorios que validen sus vacunas, antes del fin de año.

Los países interesados tienen que dar un adelanto del 15 % y tienen un plazo hasta el 18 de septiembre para confirmar su participación. Mientras tanto, la prioridad de la vacuna por ahora gira en torno del personal médico y de los agentes del orden.

Luego, de la población de riesgo, mayores de 65 años y adultos con enfermedades preexistentes. La lucha y la incertidumbre continúan.