El Congreso y la Sunedu enfrentados nuevamente por la reforma universitaria

Desde que se instaló la Comisión de Educación del Congreso, sus discusiones se han centrado principalmente en el trabajo de la superintendencia

Sunedu. Foto: Cuarto Poder

Las desavenencias y los conflictos entre la Sunedu y el Congreso continúan, seis años después de su creación y justo cuando está a punto de finalizar el proceso de licenciamiento de universidades públicas y privadas.

Desde que se instaló la Comisión de Educación del Congreso, sus discusiones se han centrado en el trabajo de la Sunedu, principalmente.

En primer término, intentaron crear una instancia que esté por encima de la superintendencia para evaluar sus resoluciones, a la que se pretendía nombrar el Consejo Nacional de Asuntos Universitarios.

Luego, plantearon la creación de un grupo de trabajo dedicado a escuchar las quejas de las universidades no licenciadas y finalmente, propusieron una comisión investigadora que se dedique a investigar los licenciamientos y denegatorias de la superintendencia.

Sin embargo, detrás de todas estas propuestas existen congresistas vinculados precisamente a las casas de estudios que no alcanzaron el licenciamiento ni cumplieron con el mínimo de calidad exigido.

Entre ellos están Marco Pichilingüe, quien tiene estudios de administración de empresas por la universidad Telesup, universidad cuya licencia fue denegada.

Gilbert Alonzo tiene estudios en ciencias sociales por la Universidad San Luis Gonzaga de Ica, también denegada. Julio Condori Flores estudió economía en la misma casa de estudios.

Jorge Pérez Flores es farmacéutico por la Universidad Inca Garcilaso, que está en la misma condición y médico por la Universidad de Chiclayo, otra a la que Sunedu negó la licencia.

Napoleón Puño Lecarnaque fue directivo de la Asamblea Nacional de Rectores y es docente de la Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez, otra con licencia denegada, al igual que María Gallardo, quien es abogada por la Universidad de Chiclayo.

Hasta el momento se han creado tres proyectos de ley para crear universidades nuevas, todas en Lima, donde hay 37 casas de estudios. 

Somos Perú plantea crear la Universidad Tecnológica de Lima Norte mediante Rennan Espinoza; Acción Popular, la Universidad Nacional Tecnológica de Huaral, a través de Carlos Andrés Pérez Ochoa y Podemos Perú, la Universidad Nacional Autónoma de Collique, iniciativa de Robinson Gupioc Ríos.

Con este panorama, el nuevo Congreso enfila sus baterías contra la Sunedu y contra la reforma universitaria. ¿Qué intereses entonces están en juego? ¿Los personales o los del país y la educación?

LEE TAMBIÉN: COVID-19: Digemid instó a la ciudadanía a no automedicarse con ivermectina