Por: Karla Ramírez Camarena

Choferes VIP

EXCLUSIVO | Choferes del congresista oficialista Edgar Tello cuentan con un contrato por miles de soles con Petroperú.

(Video: Cuarto Poder)

Reportaje: KARLA RAMÍREZ (@NinaSunqu)

El hombre que vemos en pantalla es Rosendo Guerrero. Abogado, empresario del rubro de transporte de combustibles, proveedor del Estado, y chofer, desde hace pocas semanas, del congresista Edgar Tello.

Su socio, este otro hombre, es el empresario Rommel Chavarría con quien se turna el oficio de chofer con el mismo congresista.

Dos empresarios, un camino. Un mismo camino que lleva al parlamentario de Perú Libre, Edgar Tello, quien, ante la evidencia, no quiso revelar cuánto paga por el servicio personalísimo de sus choferes VIP.

Como el congresista no quiso informarnos a cuánto asciende el cheque a cambio del servicio, Cuarto Poder investigó, investigó y halló un registro de visitas que complica, sin duda, la versión del parlamentario.

Según este documento, Edgar Tello y su chofer Rosendo Guerrero buscaron en dos ocasiones al presidente del directorio de Petroperú, Humberto Campodónico, quien los recibió en su oficina. Lo grave, acaso lo oculto, es que Rosendo Guerrero y Rommel Chavarría tienen un contrato por 340 000 soles precisamente con Petroperú. ¿Qué hace el congresista abriéndole la puerta de Petroperú a un proveedor de la misma entidad y que funge de su chofer? No quiso explicarnos.

Miércoles 20 de abril, una fuente nos indica que el congresista Edgar Tello ha llegado a la municipalidad distrital de San Luis a bordo de un vehículo de una empresa de combustibles. La placa AFK 183 pertenece, según registros públicos, a Copetroleum EIRL., de Rosendo Guerrero, según Sunat. Fuimos y, efectivamente, el parlamentario estaba en esa camioneta.

Quisimos confirmar si el servicio de movilidad personal de Rosendo Guerrero fue flor de un día, pero no. El miércoles 27 de abril, alrededor de las 10 de la mañana, Guerrero llegó a la puerta del domicilio del congresista en San Juan de Miraflores en la camioneta pick up blanca de placa BMK-912, perteneciente, según registros públicos, a la Empresa Transportista de Combustibles, Emtracom de la que es apoderado.

El empresario Guerrero, como buen chofer, estuvo con mucha paciencia aguardando al legislador hasta que el parlamentario salió con maleta en mano de casa. En el Congreso, a Tello lo esperaba el reclamo de que prohibieron el ingreso a su líder partidario Vladimir Cerrón. Mientras tanto, Guerrero permaneció en el estacionamiento exclusivo del Congreso.

El jueves 28 de abril, a las 8:20 de la mañana, Rosendo Guerrero llegó en la camioneta de su empresa AFK-183. Solícito, limpia los pisos del vehículo a la espera de la salida del congresista. Abogado empresario de hidrocarburos, conductor, quiere asegurarse que el parlamentario Edgar Tello esté bien atendido. Varias horas después, cumple con recogerlo en el frontis del parlamento. Al borde de las 6 de la tarde, se retiran.

Hemos confirmado que las dos camionetas que estos empresarios han puesto a disposición del Congresista Tello circulan con pase de vehiculo oficial del Congreso, pese a que Oficialía Mayor nos ha informado que no tienen dicha autorización.

¿Pero quién es el empresario que proporciona vehículos al congresista Edgar Tello y que hace el denodado esfuerzo de esperarlo con paciencia en cada actividad? Rosendo Guerrero Acuña es gerente de Copetroleum, dueña de la camioneta AFK-183 y es apoderado de la Empresa Transportista de Combustibles, Emtracom, dueña de la pick up BMK-912. Las dos razones jurídicas, Copetroleum y Emtracom, son tan lo mismo, que ambas han registrado en Sunat la misma dirección fiscal. Nosotros lo corroboramos.

Rosendo Guerrero está en el negocio de combustibles e hidrocarburos desde hace más de 15 años. El 2006 fue protagonista de una noticia policial por el decomiso de más de 20 000 galones de combustible adulterado en San Martín de Porres. Guerrero apenas tenía 28 años cuando fue detenido.

Aunque tiene archivada una denuncia por estafa, aparece como imputado por los presuntos delitos de receptación y hurto agravado, delitos contra la fe pública y peligro común.

Rosendo Guerrero y su socio Rommel Chavarría tienen con su empresa Emtracom dos contratos firmados, según el Organismo de Contrataciones del Estado, OSCE, con Petróleos del Perú, Petroperú. Uno por más de S/51 000 y otro por más de S/348 000. Según OSCE, ambos contratos ya vencieron, quizás por ello, los empresarios prueban suerte en el rubro de la movilidad.

Según este registro de visitas, el 25 de abril, y el 29 abril, las dos fechas registradas en video por Cuarto Poder, el congresista Edgar Tello hizo pasar a su chofer Rosendo Guerrero a dos reuniones con el presidente del directorio de Petroperú, Humberto Campodónico. El primer encuentro se inició a las 2:59 de la tarde y duró alrededor de una hora. El segundo fue a las 5:12 de la tarde y duró apenas 20 minutos. En Petroperú nos informaron que el parlamentario pidió cita para hablar de un proyecto de ley sobre lotes de petróleo en Talara. Y nunca advirtió que llevaba consigo a un proveedor. Proveedor que a confesión de parte tiene un contrato vigente con Petroperú.

Aunque no quiso darnos entrevista, Rosendo Guerrero nos respondió vía Whatsapp negando tajantemente ser el chofer del parlamentario Edgar Tello. Es más, según él “acompaña al congresista en su calidad de abogado”. Le preguntamos nuevamente, qué hacía en Petroperú con el legislador y nos contestó con otra revelación:

Con documentos oficiales en mano, fuimos el jueves pasado a buscar al congresista Edgar Tello. Encontramos en el estacionamiento, nuevamente, el vehículo de la empresa de Rosendo Guerrero, pero esta vez, estaba ahí dentro, como chofer, el gerente Rommel Chavarría.

¿Cómo así, quien aparece como gerente de una proveedora de Petroperú, le presta servicio de movilidad a un congresista?

Al revisar la programación de sus actividades, supimos que el congresista Tello llegaría a este colegio de San Juan de Miraflores y ahí lo encontramos.

Ante la gravedad de las últimas revelaciones, esperamos, entre sus colegas docentes, en el festejo de las madres, al congresista. Queríamos su versión, su desmentido, una aclaración. Él, sin embargo, prefirió el silencio. El mismo parlamentario que a los proveedores del Estado les abre las puertas, a los periodistas se las cierra.