Caso taxista descuartizado: El perfil psicológico del asesino y su escalofriante confesión

Giancarlo Paolo Sánchez Suárez confesó cómo asesinó y descuartizó al taxista Gerver Coz Vara

Giancarlo Paolo Sánchez Suárez (21) es el asesino confeso del taxista Gerver Coz Vara (35). Tras ser capturado por la Policía Nacional del Perú fue sometido a pericias psicológicas. 

Los exámenes arrojaron que el llamado Descuartizador de San Juan de Miraflores "es inestable, de escasa empatía, tiende a la mentira y prefiere ocultar información". 

"Muestra frialdad afectiva, ausencia  de escrúpulos en su actuar, así como también conductas de planificación y encubrimiento en su afán de evadir responsabilidades", se consigna en el examen psicológico. 

"Lo maté porque mareado me insultaba ... me usaba pidiéndome dinero. Intentó violarme", indicó el asesino a las autoridades.

Sánchez Suárez y su víctima no eran extraños, se conocían desde el 2019. Todo indica que establecieron una relación secreta y tóxica que tuvo un fatal desenlace el 14 de setiembre. 

Según su propia versión, primero dopó a la víctima con un fármaco mezclado con alcohol y luego le aplicó otra sustancia narcotizante que le produjo la muerte. 

"No sabía que había muerto hasta que pasaron tres días y empezó a oler feo en el carro. Daba vueltas en el auto, no sabía qué hacer (...) Llevé el auto a la cochera de mi casa, ahí corte el cuerpo con una sierra y un cuchillo. Luego lo puse en bolsas y lo ubiqué detrás de la maletera del carro", indicó el asesino. 

"Me fui a Cineguilla a quemar algunas partes del cuerpo. La cabeza, como no tenía gasolina, la llevé a mi casa. La metí en un balde y la mezclé con cemento", manifestó ante las autoridades.