Captura de Abimael Guzmán: conoce la historia de 'Ardilla' y 'Gaviota'

Los agentes simulaban ser pareja para pasar desapercibidos mientras hacían guardia a la vivienda del líder senderista 

La historia de los agentes GEIN, "Ardilla" y "Gaviota". Foto: captura de TV

Este martes 12 de setiembre se cumplen 25 años. La misma fecha en 1992, el despiadado líder de Sendero Luminoso era capturado por los heroicos agentes del GEIN y el comandante Julio Becerra, más conocido como el agente 'Ardilla', fue el primer miembro de las fuerzas del orden en encontrarse con Guzmán frente a frente.

En las impactantes imágenes no solo conmocionó ver a Guzmán y a la camarada Miriam derrotados, sino también el hecho de que se reveló que una joven bailarina de rostro aparentemente dulce era quien lo cuidaba en una casa de Surquillo. Veinticinco años después, la bailarina saldrá libre mañana lunes. Se trata de Maritza Garrido-Lecca. 

LEEPPK a 25 años de captura de Abimael Guzmán: "No tenemos que tolerar la violencia en el Perú"

El histórico episodio y el cuarto de siglo transcurrido han inspirado numerosos libros y también una imperdible película que se estrenará esta semana y que se llama 'La Hora Final'. En ella, la actriz de nombre Alejandra Saba interpretará a la terrorista cuya inminente liberación ya nos perturba.

La película 'La Hora Final' es dirigida por el cineasta Eduardo Mendoza y su guión es la historia Epica de los agentes del Gein que cambiaron el destino del País. Fue grabada en la misma Casa, hoy en calle Varsovia 459, Surquillo, en donde capturaron a Abimael.

'Ardilla' y 'Gaviota'

Julio y Ana Cecilia eran la punta de lanza del equipo del GEIN que ya desde hacía meses tenían identificada la guarida de Guzmán y sabían quienes lo cuidaban. Días antes de su captura ellos simulaban ser una pareja para pasar desapercibidos y la noche del 12 de setiembre, cuando vieron salir a Maritza Garrido-Lecca, a su entonces pareja Carlos Incháustegui, y otra pareja conformada por su tío Manuel y la también bailarina Patricia Awapara, que estaban de visita, decidieron actuar.

Entonces Julio Becerra, armado solo con su revólver, subió a la segunda planta de la casa, el corazón se le salía por la boca. 'Ardilla' fue el primero en verle la cara al monstruo, Abimael Guzmán. Estaba acompañado de Elena Iparraguirre.

“Al momento de entrar a ese ambiente, estaba sentado Abimael Guzmán en un escritorio”, contó. 

LEETerroristas deben al Estado más de 5 mil millones de soles por reparaciones civiles

Después de su hazaña 'Ardilla' y 'Gaviota' se casaron, hicieron realidad su simulado romance y siguen juntos hasta hoy, ellos saben que son parte de la historia del Perú, pero sencillez es lo que les sobra.

'Gaviota' ya se retiró de la institución y 'Ardilla' sigue ahora como comandante y espera pronto llegar a general, pero antes de despedirnos, conocimos a Doña Ruth Alarcón, la dueña de la bodega ubicada al costado de la casa de la captura donde esta pareja estuvo minutos antes de intervenir.

“Escuché los disparos, pensé que estaban asaltando la casa de mis vecinos, pero no. Yo no sabía, después me dijeron los policías, el señor Miyashiro. Me dijo ‘¿Usted no sabe quién es su vecino?’ No, le digo, me asusté porque estaba nerviosa”, contó. 

Ahora pasaremos a hablar de otra de las protagonistas de aquella captura. Cuando tenía 27 años la bailarina miraflorina Maritza Garrido-Lecca se encargaba de cuidar a Guzmán. Y luego de la detención que ya hemos detallado se le pudo observar en imágenes donde su bello rostro contrastaba con el fanatismo de sus consignas.

LEESendero Luminoso: exhibición de Dircote muestra objetos incautados a terroristas

Nunca nadie supo explicar cómo esta joven mujer de clase media alta, que si bien tenía ideas de izquierda cambió el chip hacia el terrorismo. La menor de cuatro hermanos estudió educación en la Universidad Católica y danza clásica en el Ballet Nacional y tras su impactante captura fue sentenciada a cadena perpetua por un tribunal militar por traición a la Patria. Estuvo en el penal de Yanamayo, en Puno, hasta el 2001.Un año después su sentencia fue anulada, se le hizo un nuevo proceso por el delito de terrorismo y fue sentenciada a 25 años que se cumplen mañana cuando saldrá en libertad desde el penal de Ancón, sin pagar un sol de los 60 mil que debe como reparación civil.

Pero ¿por qué, a diferencia de otras liberaciones, nos perturba tanto la figura de la terrorista Maritza Garrido-Lecca?¿Es solo porque fue capturada al lado del líder máximo de Sendero Luminoso o es que tal vez resalta algunas taras de la sociedad que se ve obligada a recibirla? Lo cierto es que Maritza Garrido-Lecca no ha dado ninguna señal de arrepentimiento.