Copa del Rey: Rodrigo Battaglia del Alavés quiso despejar, pero marcó insólito autogol

Rodrigo Battaglia, mediocampista argentino de 29 años. | Video: Espn

El argentino anotó el cuarto gol del Almería, que ganó 5-0 y avanzó a octavos de final

El Almería, de segunda división, hizo historia al golear por 5-0 en los dieciseisavos de final de la Copa del Rey a un Primera como el Alavés, al que ridiculizó en el debut de Abelardo Fernández en su banquillo al endosarle una 'manita' en un duelo en el que los vitorianos naufragaron en todo momento.

El conjunto alavesista, que jugó una hora con uno menos por la expulsión de Tomás Pina en el 34, no pudo ni supo contener al equipo del luso José Gomes, preciso y muy superior y que dejó prácticamente sentenciada la eliminatoria en la primera parte con dos goles de Sadiq y uno de Aketxe, sin que el Alavés hiciera acto de presencia.

El partido lo controló desde el inicio el Almería, con posesión pero sin demasiadas llegadas ante un Alavés que tuvo muchas dificultades para recuperar el balón, aunque a los 8 minutos abrió el marcador con el 1-0 en un pase de Morlanes a Corpas, quien, de tacón se la puso a Sadiq para que marcara en el primer palo.

Lo intentó el equipo babazorro, pero sin la consistencia necesaria para hacer daño a un Almería bien plantado en defensa, tras lo que todo empeoró para el Alavés al ser expulsado Pina por agredir a Samú Costa casi un cuarto de hora antes del descanso.

Con uno menos, el cuadro alavesista se descompuso aún más, intentando permutas en las bandas que no cuajaron.

Mientras, el Almería, con buena conducción, olió sangre y amplió su renta con dos nuevos goles, el 2-0 en el 43 con un disparo de Aketxe con la zurda que, poco acertado, no atajó Sivera y el 3-0 un minuto después obra de Sadiq, de tacón, tras una pérdida de Laguardia y pase de Aletxe.

La segunda parte ofreció de nuevo a un Almería muy superior ante un Alavés perdido, incluso presionando con cuatro y dejando espacios.

A los 6 minutos de la reanudación, una incursión de Sadiq acabó con un centro de Aketxe que Battaglia introdujo en su propia portería en el intento de despeje.

No hubo ni siquiera llegadas del equipo de Abelardo, en manos de un Almería tocando el balón y superior. Ni siquiera con los cambios mejoró su propuesta, porque el Almería tuvo opciones de seguir haciendo daño. Así, Lazo, en el 72, chutó al larguero y Sadiq, un minuto después, se quiso gustar demasiado cuando tuvo el cuarto.

El último cuarto de hora se jugó en campo del Alavés, que encajó el quinto en un penalti cometido por Ximo Navarro sobre Lazo y que transformó Juan Villar para cerrar una victoria histórica de los almerienses en la Copa y dejar muy tocado al Alavés. EFE

Deja un comentario