Andrés Arroyave: “Me operaron de apendicitis y era cáncer”

El delantero colombiano dijo que médicos peruanos desconocían que padecía cáncer del colón.

Andrés Arroyave: “Me operaron de apendicitis y era cáncer”

Hace apenas un par de días a Andrés Arroyave le dieron de alta en la clínica San Jorge en Pereira. En los últimos tres meses ha perdido 18 kilos. Dice que aún siente mareos, debilidad, pero está estable, con una mayor dosis de vitalidad a la que tenía iniciando el presente año, cuando los médicos en Perú desconocían que padecía cáncer de colón y lo operaron de apendicitis.

Arroyave es un futbolista risaraldense, formado en las divisiones menores del Deportivo Pereira, el equipo con el que debutó en el fútbol colombiano 2010 siendo dirigido por Luis Fernando Suárez. Nunca tuvo un tono alto en su tierra. Sin embargo, en Perú le dicen ‘El Rayo’, por su velocidad.

Luego de un par de temporadas con el Ayacucho (antes Inti Gas), fue transferido con ruido al Sport Loreto. Tiene contrato vigente y al parecer, su debut se prolongará.

A través de la línea telefónica, desde La Virginia (Risaralda), Arroyave cuenta esperanzado que desde que le extrajeron el tumor cancerígeno ya por lo menos retiene los alimentos, que ya no vomita y que le ha mermado el dolor. “No podía ni caminar, me caía, y vomitaba sangre”, comenta el delantero de 24 años de edad.

Todo empezó con un dolor en el estómago, vómito, un dolor más intenso y la remisión a una clínica en la capital peruana. “Me operaron de apendicitis. Estuve aparentemente bien durante cerca de 10 días, hasta que volví a caer. Luego me dijeron que era una infección intestinal, me volvieron a internar, hasta que decidí venir a Colombia”, recuerda Arroyave.

Tan pronto aterrizó en el aeropuerto internacional Matecaña, debió acudir por urgencias a la clínica San Jorge, y “me operaron de peritonitis. Estuve internado durante cerca de diez días, con las tripas afuera porque estaban muy hinchadas. Me dieron de alta, y tuve que volver por urgencias. Allí fue donde me detectaron y me operaron del cáncer maligno en el colón”.

Arroyave tiene fe en que Dios le va a permitir superar la enfermedad. Ya ha escuchado varios testimonios que lo han logrado. No piensa en jugar, su mente está puesta en su recuperación, en iniciar la quimioterapia. Agradece al Sport Loreto que hasta ahora le ha cumplido con el salario establecido en el contrato que firmó por un año.

Fuente: Colombia.as.com