¿Cómo se detecta el virus del papiloma humano?

¿Las pruebas son dolorosas?  ¿A partir de qué edad se puede hacer el examen para descartar el virus del papiloma humano? Te explicamos estos y otros datitos más

Las pruebas más efectivas para detectar el virus del papiloma humano

El virus del Papiloma Humano (VPH) se transmite por vía sexual y suele afectar tanto a varones, como a mujeres.  No obstante, en ellas puede ocasionar cáncer de cuello uterino o cervical y verrugas en la vagina, vulva, o ano, mientras en los hombres, estas lesiones pueden aparecer en el pene, boca y garganta. 

La mayoría de los portadores del VPH son asintomáticos, pero pueden contagiarlo.  Para la detección temprana del cáncer cervical se puede realizar la prueba de Papanicolaou, que consiste en la recolección de células del cuello uterino con un cepillo y analizadas para detectar células pre malignas. 

Sin embargo, este examen tiene un porcentaje de sensibilidad entre 22 - 50% por lo que se recomienda realizar la prueba molecular de VPH. Si esta es positiva, se procede a realizar una colposcopía para diagnosticar el tipo de lesión que se presenta, como verruga genital, inflamaciones o cambios precancerosos en los tejidos del útero, vulva o vagina.

 

 

A continuación, la Dr. Beatriz Chung, especialista en ginecología y obstetricia de la Clínica Anglo Americana da a conocer los métodos de detección más eficientes para detectar el virus del papiloma humano:

  1. Pruebas moleculares de detección de VPH: La edad para comenzar a realizar esta prueba es a partir de los 25 años.  El procedimiento, similar al Papanicolaou, consiste en el análisis microscópico de células extraídas del cuello uterino, permitiendo identificar si la muestra contiene material genético de los tipos de VPH que causan cáncer.

En el caso de ser negativa esta prueba se repetirá en 3 años.  De ser positiva, sin lesión cervical, la prueba se repetirá al año.  Las pacientes positivas y con lesión cervical, deben ser tratadas según el grado de lesión encontrado.

  1. Colposcopía: Es un procedimiento indoloro que permite detectar el cáncer de cuello uterino o cervical a través de imágenes aumentadas del útero, vagina y vulva. Durante este proceso, el especialista utiliza un instrumento especial llamado colposcopio.

Procedimiento de la colposcopía:

  • Acostarse boca arriba en una camilla, con los pies apoyados sobre estribos.
  • Luego, se inserta un espéculo en la vagina para separar las paredes y poder trabajar en el área.
  • El especialista limpia delicadamente el cuello uterino con una solución similar al vinagre o yodo para detectar células anormales.
  • Seguido, se coloca el colposcopio cerca de la vagina para observar la reacción. Si alguna parte del tejido tiene aspecto anormal, se procede a realizar una biopsia extrayendo pequeñas muestras.
    • Biopsia cervical: Causará un malestar leve, aunque por lo general no es doloroso; podrías sentir un poco de presión o dolor tipo cólico.
    • Biopsia vaginal: Puede provocar dolor, por lo que el médico puede administrar un anestésico local para insensibilizar la zona.

La duración del examen dependerá de cada caso.  Posterior a la toma de muestra, no tendrás ningún tipo de limitación en tus actividades cotidianas. Podrías presentar un poco de dolor vaginal y sangrado leve.  Se debe evitar el uso de tampones, lavados vaginales y tener relaciones sexuales vaginales durante una semana después de realizado el procedimiento, o el tiempo que te indiqué el especialista.

Para la realización de ambos exámenes se debe tener en cuenta los siguientes puntos:

  • No encontrarse en el periodo de menstruación.
  • No tener relaciones sexuales dos días previos al chequeo médico.
  • No utilizar medicamentos vaginales ni tampones hasta por 48 horas previas.

al examen