¿Por qué tienes el rostro grasoso y cómo evitarlo?

El exceso de sebo en el rostro puede deberse diversos factores de tu día a día.  Descubre por qué tu cara luce oleosa y qué hacer para controlar el brillo

¿Por qué tienes el rostro grasoso y cómo evitarlo?
Conoce por qué tu piel genera más grasa de lo habitual

Que tu rostro tenga un brillo natural es sinónimo de una piel saludable, sin embargo, cuando notas que brota grasa en exceso o lo sientes más oleoso de lo normal podría ser señal de que algo está pasando.

Existen personas que tienen la piel grasa, por lo tanto, es natural que tengan ese aspecto brilloso en el rostro.  Sin embargo, el sentir la piel con grasitud o con los poros dilatados puede resultar incómodo.  ¿Qué podría estar pasando? A continuación, te compartimos algunas teorías.

[Piel grasa: remedios caseros para controlar el brillo en el rostro]

Deshidratación: el portal español Nutrición, salud y belleza refiere que este es un problema común a todos los tipos de piel y las pieles grasas también se deshidratan. La piel es grasa porque tiene un exceso de lípidos y cuando estos se deshidratan son incapaces de retener el agua, por lo tanto, genera más sebo y está menos protegida. 

¿Cómo saber si tu piel está deshidratada?

Tendrá un aspecto brillante (como el de una piel grasa), pero a la vez con descamación en la parte superior de las cejas y aletas de la nariz.  Suele tener aspecto cansado y con zonas rojas o irritaciones.

[¿Cómo tener piel de porcelana como las japonesas?]

Exceso de limpieza: debes saber que tu piel tiene un aceite natural que no es malo, pues te protege de las arrugas y contra las agresiones ambientales: viento, sol y polvo.  Sin embargo, no debes excederse en el número de veces que se limpia la piel. Las glándulas sebáceas podrían recibir el mensaje equivocado y producir aún más grasa. Limpiar tu rostro dos o tres veces son suficientes. Evita los astringentes con mucho alcohol porque al resecar la piel, las glándulas reaccionan produciendo más aceite.

Mala alimentación o sobrepeso: si comes con regularidad embutidos o carnes grasas tu piel este y otros alimentos pueden provocar que tengas un cutis graso.

Enfermedad hormonal: la diabetes, ovarios poliquísticos o problemas de tiroides puede provocar la piel grasa.

[Elimina los puntos negros con 5 mascarillas que puedes hacer en casa]

Estrés: este también puede ser uno de los causantes y responsable de que las glándulas sebáceas trabajen más de lo ideal causando un brillo indeseado.

Falta de sueño: aparece sobre todo cuando dormimos pocas horas o la calidad del descanso no es la más adecuada.

¿Qué hacer para controlar la grasitud?

  • Toma agua: es importante estar hidratada.  Si bebes la cantidas suficiente de agua, notarás que tu piel luce sana y sin exceso de grasa.
  • Buena alimentación: bajar la cuota de chocolates y frituras.  Evita la comida procesada y con exceso de grasa.  Consume frutas y verduras.
  • Descansa: duerme tus ocho horas.
  • Usa productos de acuerdo a tu tipo de piel: el exceso de grasa también aparece cuando usas cremas que no van de acuerdo a tu edad.  Identifica tu tipo de piel y usa los productos más adecuados.
  • Limpia tu piel con agua tibia y con movimientos circulares ascendentes masajeando alrededor del rostro.
  • Si durante el día comienzas a ver que el brillo invade tu cara, siempre lleva en tu bolsa unas hojas de arroz.  
  • Polvos matificantes: si tienes una reunión importante, puedes usarlos.  Pero, colócalos con una brocha gruesa en puntos estratégicos como la Zona T (frente, nariz y barbilla) y con pequeños golpecitos.  Eso sí, ni bien terminas, límpiate el rostro, quedarte todo el día con maquillaje puede dañar tu piel.
  • Acude a un dermatólogo: si notas un exceso de grasa, es mejor acudir al especialista y descartar algún problema mayor.

[Este tónico casero promete cerrar tus poros definitivamente]

 

Deja un comentario