Mario Abdo Benítez asume como presidente de Paraguay

El mandatario expresó su solidaridad con Venezuela y Nicaragua en su discurso de juramentación en Palacio de Gobierno

(Foto: AFP/Video: Canal N)

El conservador Mario Abdo Benítez, de 46 años, tomó hoy posesión de la Presidencia de Paraguay para los próximos cinco años, en una ceremonia en el exterior del Palacio de Gobierno ante la presencia de varios mandatarios extranjeros. Abdo Benítez juró ante el presidente del Congreso, Silvio Ovelar. Tras el juramento, Ovelar entregó el bastón de mando a Abdo Benítez y le impuso la banda presidencial.

Esos atributos presidenciales le habían sido entregados a Ovelar, antes en el Congreso, por el anterior presidente Horacio Cartes, también del Partido Colorado. Antes del juramento, Ovelar recordó a los presentes que se abre un "nuevo ciclo de Gobierno" e hizo constatar que el "bastón de mando pasa a una nueva generación".

Solidaridad con Venezuela

Abdo Benítez expresó hoy su "solidaridad" y la de su Gobierno con los pueblos de Venezuela y Nicaragua tras su juramento en el Palacio de Gobierno y ante la presencia de varios mandatarios extranjeros.

"Expresamos nuestra solidaridad con el pueblo de Venezuela y de Nicaragua frente a los abusos del poder. Nuestras voces libertarias no callarán. Paraguay no va a mantenerse indiferente ante el sufrimiento de pueblos hermanos", dijo Abdo Benítez, de 46 años, en su discurso tras su juramento presidencial. "Es hora de dejar a un lado la hipocresía y levantar la voz ante las injusticias (…) Nuestros pueblos merecen vivir en paz, no queremos más violencia de ninguna forma", añadió.

Contra el crimen y drogas

"La integridad, el tráfico de drogas y el crimen trasnacional siguen siendo flagelos en nuestro país y en la región.Vamos a trabajar incansablemente con los países aliados para combatir con fuerza el crimen en todas sus fuerzas", prometió el exsenador del Partido Colorado.

"No es aceptable que nuestras fronteras sigan siendo espacios para el florecimiento de organizaciones criminales (…) La integración de nuestros pueblos es el camino", indicó.

Contra corrupción e impunidad

Abdo Benítez se comprometió hoy, en el discurso tras su investidura en el exterior del Palacio de Gobierno, a dar fin a la corrupción y la impunidad y a edificar un sistema judicial independiente. "Vamos a construir una Justicia independiente para que se acabe la impunidad en la República", dijo Abdo Benítez, del conservador Partido Colorado.

"La impunidad es el cáncer a vencer. ¿Por cuánto tiempo más nuestro pueblo va a aguantar a una Justicia implacable, rígida para los ciudadanos más humildes y complaciente para los que tienen influencia?", preguntó el exsenador, de 46 años.

Inclusión, Economía y Educación

El mandatario prometió, además, que su Gobierno traerá un "Paraguay más incluyente. Un Paraguay donde se reconcilien la política, las instituciones, la gestión de Gobierno con el pueblo". También apostó por sacar "a nuestra gente de la pobreza, disminuir el desempleo, una movilidad ascendente y solamente la cultura del trabajo será el camino".

"Buscaremos generar políticas tributarias que nos permitan recaudar más, ampliando la base de contribuyentes, disminuyendo la inequidad en el pago de nuestros impuestos, profundizando la formalidad de nuestra economía", explicó.

Y apeló a los grandes y pequeños empresarios a "construir un clima de negocios favorable para los actores de la economía y que Paraguay sea más atractivo como plataforma de inversión".

Abogó además por mejoras en el sistema educativo y recordó que que el 60 % de la población paraguaya es menor de 30 años, pero solo cuatro de cada cien finalizan el ciclo básico y uno de cada cien la universidad.

Reuniones con mandatarios

Entre los mandatarios que asistieron a la ceremonia estuvieron el presidente boliviano, Evo Morales; la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, así como los jefes de Estado de Argentina, Mauricio Macri; Uruguay, Tabaré Vázquez; de Brasil, Michel Temer; de Colombia, Iván Duque, y de Guatemala, Jimmy Morales.

También representantes de decenas de países, entre ellos España, con la presidenta del Congreso de los Diputados y tercera autoridad del Estado, Ana Pastor.

Abdo Benítez tiene previsto reunirse después con esos mandatarios y representantes de las delegaciones para un saludo personal en el Palacio de Gobierno.

Antes de ese acto, y después de la ceremonia de investidura, Abdo Benítez se dirigirá en automóvil hasta la Catedral para asistir al tedéum con motivo de la festividad de la virgen de Asunción, patrona de Paraguay.

Después presidirá un desfile militar en una importante arteria de Asunción, ciudad que hoy celebra 481 años de su fundación. (EFE)