Austria anuncia que desde el 1 de julio no será obligatorio usar mascarillas y levantará restricciones en eventos

Celebraciones privadas volverán a realizarse, aunque se exigirá a asistentes demostrar estar vacunados, sanados o que cuenten con test COVID-19 negativo

Austria anuncia que desde el 1 de julio no será obligatorio usar mascarillas y levantará restricciones en eventos. Foto: AFP

El Gobierno de Austria anunció este jueves que a partir del 1 de julio ya no será obligatorio el uso de mascarillas ni existirán restricciones de aforo en grandes eventos culturales y deportivos, siempre que a la entrada se demuestre estar vacunado, sanado o haberse sometido recientemente a un test.

Esta es una de las medidas anunciadas en una rueda de prensa por el jefe de Gobierno, el conservador Sebastian Kurz, y que incluye también la retirada del cierre obligatorio a la medianoche, lo que significa que discotecas y otros locales de ocio nocturno pueden reabrir.

Los clubes nocturnos tendrán, sin embargo, ciertas limitaciones de aforo hasta el 22 de julio, cuando se levantarán definitivamente si la situación epidemiológica no empeora.

Las grandes celebraciones privadas, como festejos por boda, volverán a poder celebrarse, aunque también se exigirá que los asistentes demuestren estar vacunados, sanados o se hayan sometido recientemente a una prueba de antígenos o una PCR.

El Gobierno justificó estas medidas porque los datos epidemiológicos son mejores de lo esperado, con una incidencia a siete días que ronda los 15 contagios por 100 000.

El uso obligatorio de las mascarillas también se relaja y ya no será obligatorio llevar una FFP2, salvo cuando se acceda a hospitales y geriátricos.

También se elimina la obligación de llevar una mascarilla cuando no se está sentado en bares o restaurantes, incluso en espacios cerrados.

En tiendas y en el transporte público bastará portar cualquier tipo de mascarilla que cubra la nariz y la boca, en lugar de la FFP2 hasta ahora obligatoria. 

Con información de EFE