Aldo Miyashiro confirmó nueva película sobre 'La Gran Sangre'

El actor y conductor sostuvo que ya trabajan en el tema bajo la dirección de Jorge Carmona

Entrevista a Aldo Miyashiro. Foto: archivo El Comercio

Aldo Miyashiro, conductor, actor y productor, confirmó una nueva película de ‘La Gran Sangre’, bajo la dirección de Jorge Carmona. En FaceToFace con América Espectáculos contó que vienen trabajando en el tema. 

“Se va a anunciar pronto, pero ya estamos avanzando en el tema, se viene una película, estamos muy contentos de que pase eso, con el equipo original y la dirección de Jorge Carmona”, dijo.

MIRA TAMBIÉN: Aldo Miyahiro contó detalles de lo que será ‘La banda del chino’ 

Además, Miyashiro se refirió a su más reciente producción ‘Once machos’, película que tiene casi tres semanas en los cines a nivel nacional. Indicó que ha superado todas sus expectativas y que están muy contentos con la acogida del público.

“Estamos muy contentos porque esperábamos hacer una película para que la gente la pase bien y se divierta. Vamos con los actores 2 o 3 veces por semana para hacer activaciones y encontrarnos con el público, escondernos en el cine y ver cómo la gente se ríe y cómo los niños gritan los goles…estamos muy contentos”, manifestó.

MIRA TAMBIÉN: ‘Calichín’ entre las diez películas peruanas más vistas de todos los tiempos

Respecto a la crítica cinematográfica y los comentarios que ha recibido ‘Once machos’, el conductor señaló que respeta mucho a los críticos de cine y que es parte del trabajo. Además, se refirió a la crítica de Sebastián Pimentel, quien en el diario El Comercio, publicó lo siguiente: 

“Miyashiro es primario en exceso y elude los esquemas más básicos de composición visual, secuencia narrativa, dirección de actores y montaje. Personajes interpretados por excelentes actores como Carlos Gassols –vieja gloria del torneo distrital escogida para ser el DT del equipo del barrio– o Wendy Vásquez –en el papel de la escéptica ex pareja de uno de los “machos”– parecen entidades abstractas que apenas dicen una palabra o fruncen el ceño. Todo esto para dejar el protagonismo total a Miyashiro y sus repetitivas rutinas que combinan la chacota y la retórica biempensante más plana”. 

Pero Aldo lo toma positivamente y responde de esta manera:

“(Las críticas) Son parte del trabajo, por ejemplo, tuvimos una crítica muy dura de Sebastián Pimentel en El Comercio, y Sebastián es un crítico al que respeto más allá de que haya criticado mi película, así que está bien, es parte del trabajo. El crítico mira una parte del proceso de la película y no lo que uno necesita ser y en este caso es una película que la pueda entender un niño y una persona muy mayor”.