Estos son los cinco detonantes de la salida de Wilmar Valencia de Alianza Lima

Quejas de los jugadores victoriano terminaron con la salida del "Bam Bam"

Estos son los cinco detonantes de la salida de Wilmar Valencia de Alianza Lima

Perú.

Wilmar Valencia dejó de ser el director técnico de Alianza Lima este lunes tras presentar su carta de renuncia ante Susana Cuba, la encargada de la Administración Temporal del cuadro “íntimo”, esto luego de sentir que no tenía el apoyo de los jugadores.


 


¿Pero cuáles fueron todos los problemas que tuvo el popular “Bam Bam” en su estadía en Alianza? Aquí hacemos un repaso de los malos ratos que pasó el camanejo en los 9 meses que vistió el buso de DT blanquiazul.


 


Tema Yordy


El primer inconveniente se originó el 20 de junio. Valencia no debía poner a Yordy Reyna ante Sporting Cristal porque ya estaba vendido a los Red Bulls Salzburgo, pero este creyó que podía hacerlo jugar un tiempo. Finalmente el futbolista lo hizo solo 35 minutos y el técnico tuvo que pedir disculpas a Susana Cuba. “Hubo una descoordinación que no debió pasar”, dijo.


 


Llegada de un refuerzo


Dos semanas después, exactamente el 5 de julio, Valencia se enojó porque era casi un hecho la llegada del delantero uruguayo Mauro Guevgeozián luego de la partida de Reyna, e indicó que desconocía el tema y también afirmó no haber conversado con la dirigencia sobre alguna contratación. Un día después sostuvo que si sabía de la llegada del ariete charrúa.


 


A partir de ello, y a su vez también con resultados irregulares obtenidos en el Descentralizado, se evidenció una desunión en el grupo de jugadores. Se marcaron dos bandos en la plantilla de futbolistas: uno que componían los de experiencia, en el que también se encontraban los extranjeros, y el de los jóvenes, liderados por Paulo Albarracín y que integraban Aparicio, Bazán, Vidales, Beltrán, entre otros.


 


El inicio del fin 


Esta desunión, la cual ya podía llamarse crisis en el conjunto victoriano, se agravó en la previa al partido contra Sporting Cristal de la semana pasada, dado que el “Che” Beltrán pateó un tomatodo luego de conocer que sería suplente ante los rimenses.


 


Valencia tomó ello como una agresión hacia su persona y presentó al instante su renuncia ante la administradora, quien a su vez recibió quejas de los jugadores sobre el trabajo del entrenador y del asistente Jorge Cordero.


 


A todos estos problemas se sumó la falta de presencia dirigencial, y es que todos los miembros del comité consultivo renunciaron y no había un nexo entre Susana Cuba y los jugadores para el trabajo diario.


 


Cuba recogió más testimonios de los jugadores quejándose y decidió ponerle punto final a la era Valencia en Alianza Lima aceptando su renuncia.