Surco: mujer que arrolló a un adulto mayor dentro de un restaurante sigue manejando

María Rivera atropelló con su camioneta a un hombre de 84 años el pasado 17 de abril

Atropello en El Polo.

El pasado 17 de abril, una mujer a bordo de una camioneta, atropelló a un adulto mayor que se encontraba al interior del restaurante La Rulet, ubicado en el Centro Comercial El Polo, en el distrito de Santiago de Surco.

Increíblemente la mujer, identificada como María Lourdes Rivera Cussianovich, que se había estacionado en la puerta del local, de un momento a otro avanzó, se subió a la vereda y se empotró contra la mampara de vidrio del restaurante, quedando la mitad de la camioneta en el local y atropellando a Carlos Puente Ortega, un empresario de 84 años de edad.

El adulto mayor, esposo de Judith de la Matta, excongresista aprista y exembajadora, se encontraba sentado en la recepción del local y sufrió graves lesiones en sus piernas. 

LEE: ONPE: nuevos audios revelan trato preferencial al partido de José Luna Gálvez

Judith Puente, hija de Carlos Puente, reveló a Cuarto Poder que su padre quedó con las piernas destrozadas y pidió una “investigación justa” al respecto. 

“Mi papá casi muere desangrado. Tenía los huesos expuestos en las dos piernas. Si no hubiera sido porque en ese momento se encontraban tres médicos en ese sitio, mi papá ahora estaría muerto”, reveló.

La investigación policial de este caso parece no tener fin y mientras tanto, la mujer que causó este irreparable daño en el hombre de 84 años, continúa manejando libremente. 

Cuarto Poder abordó a María Lourdes Rivera, quien maneja la camioneta BMW de placa F2T-292, buscando su versión de los hechos, pero no quiso contestar las preguntas y solo dijo que el tema lo traten con su abogado.

El informe médico de la Clínica Tezza, que atiende a Carlos Puente, indica que el hombre presenta politraumatismo, fracturas expuestas graves de tibia y peroné bilateral con pérdida de partes blandas y óseas, es decir, músculo y hueso.

Además de fractura de cadera izquierda, cortes en rostro y brazos y una anemia severa aguda. A dos meses de ocurrido el accidente, el pronóstico no ha mejorado. 

Judith Puente, aseveró que la causante del atropello a su padre, no reconoce su responsabilidad y solo asegura que no sabe cómo la camioneta, que dijo estaba parada, de un momento a otro avanzó y se empotró contra el restaurante.

La familia del afectado, aseguran que a pesar de que el accidente sucedió hace dos meses, aún no se ha concluido con la investigación policial de la comisaría de Monterrico para que el tema sea judicializado. Indican que no se realizó una pericia para analizar las huellas dejadas por la camioneta. Tampoco se detuvo a Rivera, ni se le suspendió la licencia de conducir. Irregularidades que rechazan y piden que se haga justicia.

Juan Alberto Dávila Canicoba, abogado de Rivera, se excusó de dar una declaración y solo sostuvo que tanto el brevete de su defendida como el vehículo fueron retenidos en la comisaría de acuerdo al plazo de ley. 

LEE: Puente Piedra: familia denuncia usurpación de terreno e ineficacia de la Policía

En cuanto a las diligencias, señaló que se ha llevado a cabo la manifestación de Rivera en donde ella sostiene que, al estacionar su vehículo, que cuenta con una caja automática, puso la palanca en modo ‘Parking’ y que, al agacharse para recoger su ticket de estacionamiento, con el codo del brazo derecho movió el cambio a ‘Drive’ y empezó a avanzar “despacito”. 

Versión que Julio Rodríguez, abogado de la familia Puente rechaza, al aseverar que toda persona que conduce un vehículo automático, sabe que si se mueve la palanca a ‘Drive’ el vehículo avanza muy lento y no con la velocidad como para subirse a la berma y empotrarse en el local, como sucedió.

Dávila Canicoba, indicó también que el SOAT del vehículo de Rivera Cussianovich cubrió el gasto médico de Puente, pero los familiares del afectado indican que, debido a la gravedad del caso, los 20 mil soles de cobertura no serán suficientes.

Representantes de la Policía Nacional afirmaron que ni el reglamento de tránsito, ni el manual de infracciones se aplicarían en este caso, debido a que el estacionamiento del Centro Comercial El Polo es privado y no un espacio público.