Santuario de Cochahuasi alberga y cura a cóndores rescatados del cautiverio

A este lugar de tránsito llegan los animales que permanecían en manos extrañas que los capturaban y utilizaban para fiestas costumbristas

Santuario de Cochahuasi alberga y cura a cóndores rescatados del cautiverio

Ocurrió en el Cusco. Foto: América TV

El cóndor llamado Marcapata había permanecido más de dos años recuperándose de fracturas luego de de ser capturado y usado como diversión en una fiesta tradicional en la región Cusco.

Estaba ansioso por salir de aquella jaula temporal. Dicen que pateaba y empujaba la puerta porque presentía el momento de su libertad. Y así fue. Ni bien abrieron la puerta de la caja el cóndor caminó hacia la Peña, sintió la temperatura del viento propicio y voló. 

Antes de ser libre, fue cuidado en el albergue de Cochahuasi, cerca de la ciudad imperial, donde otros 12 cóndores recogidos de fiestas populares por serfor curan sus heridas y reaprenden a volar con miras a una próxima liberación. 

El cóndor Marcapata fue liberado en medio de un ambiente de jolgorio y orgullo puesto que en esta magnífica tarea estaban comprometidas instituciones como serfor y la universidad San Ignacio de Loyola. 

A pocos minutos de haber sido puesto en libertad, Marcapata encontró compañía. 

El cóndor es un animal símbolo del Peru y los países andinos y solo quedan unos 2500
en nuestro territorio. La cifra es alarmante y más aún si se sabe que muchos cóndores son capturados para ser el centro de diversión en algunas fiestas tradicionales. 

Buena parte de estos soberbios animales no soportan los maltratos y mueren. Otro son heridos y si no fuera por el albergue de Cochahuasi también hubieran seguido el
mismo destino.

El cóndor Marcapata fue soltado llevando un sofisticado equipo de rastreo el cuerpo, el que permitirá conocer las costumbres migratorias de aves que pueden volar a grandes alturas y recorrer vastas distancias en busca de alimento.

La tarea de preservar a los cóndores en el albergue de Cochahuasi va un poco más allá,
con el proyecto de reproducir a estas aves en cautiverio. 

En el albergue también hay pumas, un gato montés, osos y otros animales que fueron
rescatados de personas que los tenían como mascotas o heridos por cazadores. 

Las historias de estos animales son muy tristes. Aqui han vuelto a nacer. Aunque no todos ellos podrían sobrevivir en libertad debido al daño que les causaron.

Este lugar es un atractivo en sí mismo. No es un zoológico sino un lugar de tránsito donde acuden muchos turistas que con su donativo ayudan a solventar los gastos diarios.
 
Mientras tanto los demás cóndores aguardan. Serán liberados en zonas protegidas
donde permanezcan libres de la nociva mano del hombre y sus actividades.

LEE TAMBIÉN: Sunedu: estas son las universidades que se quedaron sin licencia