Reyes de Puerto Shejo: Policía los acusa de cometer más de 20 asesinatos

Peligrosa banda dedicada al sicariato y al tráfico de drogas había tomado el control del Callao  

América Noticias.

La historia de crímenes que compromete a Los Reyes de Puerto Shejo superan la veintena según la Policía. Tras la caía de Gerald Oropeza y Gerson Gálvez Calle, alias 'Caracol', esta organización dedicada al sicariato y al tráfico de drogas, había tomado el control del Callao.

En el primer puerto las bandas criminales se disputan el bien remunerado negocio del transporte de la cocaína. En esa lucha de poder entre los Reyes del Puerto Shejo, las balas corren de un lado a otro.

“Estas personas son responsables de por lo menos 23 homicidios, son los que ya se han documentado. Esto no quiere decir que sean los únicos homicidios, probablemente haya más”, comentó el ministro del Interior Carlos Basombrío.

[LEE: Callao: 1300 policías y 60 fiscales realizan megaoperación contra el sicariato]

Uno de los crímenes más sangrientos se registró la noche del 29 de mayo de 2016. Ese día, murieron cuatro personas, entre ellas una profesora de colegio. Ocurrió en la cuadra 8 de la avenida Universitaria en San Martín de Porres.

El auto en el que viajaban fue interceptado por sicarios. Las tres mujeres huyeron despavoridas al ver las armas. El hombre que iba a bordo del volante fue el primero en ser alcanzado por los disparos.

El hombre se llamaba Cristian Corrales Aguirre y era el objetivo real de este demencia! ataque. Las mujeres que lo acompañaban esa noche, fueron asesinadas simplemente porque no debía quedar ningún testigo con vida.

Corrales era conocido como 'Pestaña', 'Agárrate' o 'El Grande'. Tenía antecedentes por tenencia ilegal de armas de fuego y trabajaba como estibador en el Callao. Según información confidencial era un hombre clave en el transporte de la droga. Él sabía que querían matarlo; por esa razón le pidió ayuda y protección a Renzo Espinoza Brisolessi, alias 'Renzito'.

[LEE: Basombrío: Megaoperación en el Callao es un duro golpe al narcotráfico y sicariato]

De acuerdo a la policía, 'Renzito' le mandó tres sicarios para que lo cuidaran. Lo que no sospechaba Corrales, es que con esa decisión estaba cavando su propia tumba. Horas antes del crimen, los custodios, Corrales y las tres mujeres fueron a una discoteca ubicada en la avenida Carlos Yzaguirre. Bebieron y bailaron,  hasta que decidieron abandonar el lugar.