La puerta giratoria de la delincuencia

El arrebato, el hurto y el robo son los delitos que más afectan a los ciudadanos, según INEI

Foto: Cuarto Poder

Continúa la espiral de inseguridad ciudadana en todo el país. Los delincuentes siguen al acecho, la Policía Nacional los reconoce, los captura pero a los pocos días vuelven a las calles.

Para que tengan un proceso rápido se requiere que sean hallados en flagrancia. Si no los capturan en posesión de armas o se logra tener más de un detenido, los hampones son liberados.

El arrebato, el hurto y el robo son los delitos que más afectan a los ciudadanos según la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Hoy, la seguridad ciudadana es un trabajo exclusivo de la Policía Nacional. Para algunos alcaldes, involucrar a civiles es solo una promesa que no se puede aplicar para combatir la criminalidad.

Ahora, los delincuentes roban cúster y combis simplemente empujándolas, o se meten a locales de madrugada, en plena hora de toque de queda.

Según la última encuesta realizada por el INEI, la percepción de inseguridad disminuyó en un 0.2 %.

Para la PNP este tipo de delincuencia se mantiene porque existe otra puerta giratoria: no solo los delincuentes que entran y salen del encierro sino el mercado de lo robado. 

Mientras exista un comprador estos sujetos seguirán apuntando el arma contra sus víctimas. Es importante poner énfasis en este tema para evitar proliferación de mercados negros.