Pedro Castillo: Si el pueblo dice que no se cambia la Constitución, no la cambiaremos

El candidato presidencial por Perú Libre agregó que serán respetuosos del próximo Parlamento

Foto: Andina.

El candidato presidencial Pedro Castillo sostuvo que no será desobediente de lo que decida la población peruana, por lo que no cambiará la actual Constitución si el pueblo no lo quiere.

"No voy a ser desobediente de mi pueblo. Acá, si el pueblo dice que es necesario un referéndum para cambiar la Constitución, referéndum la tendrá; y si es necesario instalar la Asamblea Nacional Constituyente para gestar la Constitución de la independencia de cara al bicentenario, la tendrán; y si el pueblo dice que no se cambia la Constitución, no la cambiaremos", expresó el postulante por Perú Libre en entrevista con Cuarto Poder.

Castillo agregó que en un eventual gobierno dialogará con las distintas bancadas del siguiente Congreso, así como los jefes de los partidos políticos.

Asimismo, apuntó a que, de llegar al Poder Ejecutivo, serán respetuosos del Parlamento, elegido por la población, y señaló que espera que cada legislador agende en un solo nivel los grandes problemas del país.

"El ciudadano ha elegido a las mejores cartas de los partidos políticos, tengo esa sensación. Recorro el país y encuentro a congresistas electos de otras bancadas identificadas con su pueblo", sostuvo Castillo.

En otro momento, el candidato presidencial indicó que son bienvenidas las empresas privadas del exterior, pero consideró que se debe "revisar los contratos con las empresas transacionales", dentro del marco del diálogo.

Pedro Castillo agregó también que le plantearán a las transnacionales "que de las grandes riquezas que se llevan, se priorice al país" para su industrialización, señalando que gestarán el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Investigación, así como una segunda reforma agraria, pero en manos de la empresa privada nacional.

Además, expresó que a los trabajadores se les tiene que dar seguridad laboral y pensionable, por lo que en su eventual gobierno convocarán a los empleados del sector público y privado.