ONPE denunciada por trato preferencial a favor del partido de Luna Gálvez

Pese a que planillones tenían espacios en blanco, la entidad validó lote de firmas para la inscripción del partido Podemos

Denuncian irregularidades en la ONPE. Foto: Andina / Video: América TV

La fachada de la ONPE parece sólida, pero su estructura se está llenando de peligrosas fisuras. Grietas que pueden terminar por echarse abajo a esta entidad estatal, una de las instituciones hasta ahora más reconocidas por los ciudadanos peruanos. La ONPE es una de las arterias de la democracia: hace valer la voluntad popular, organiza los procesos electorales, cuenta los votos, da los resultados, y da la bendición o la extremaunción a las organizaciones políticas que aspiran a inscribirse como partidos. Decide quien participa en las elecciones y quién no.  

Y es Susana Guerrero, gerenta de Asesoría Jurídica de la ONPE, quien hace una gravísima y sustentada denuncia de irregularidades dentro de esta entidad que favorecieron la inscripción del partido ‘Podemos por el Progreso del Perú’.

José Luna Gálvez, es el fundador y líder de este partido que acaba de lograr su inscripción para participar en las próximas elecciones. Luna es un político conocido, ha sido congresista en varias oportunidades: el último color político que vistió fue el amarillo de Luis Castañeda Lossio. Luna se cansó de ser solo financista y secretario general de Solidaridad Nacional, ahora quiere ser presidente con la suya.

La gerente de Asesoría Jurídica de la ONPE, denuncia un trato preferente de su institución al partido Podemos por el Progreso del Perú, de Luna Gálvez. Un trato de favor en el proceso de su inscripción y ella presenta pruebas.

LEEElecciones 2018: ONPE dispondrá más de 81 mil mesas de sufragio

Recordemos que no están permitidos los espacios en blanco en los planillones o listas de adherentes, estos tienen que ser anulados con un sello para evitar manipulaciones. Es un requisito para que las firmas pasen en la ONPE a la fase de verificación y conteo. 

Sin embargo, la ONPE hizo que no vio los espacios en blanco en los planillones de Luna Gálvez y admitió su expediente su lote de firmas, pero a otras organizaciones les ha aplicado el reglamento con todo el rigor. Es decir, devolvió todo el lote de firmas al Jurado Nacional de Elecciones para que la organización subsanara espacios en blanco no anulados. Esto supone una pérdida de tiempo, y el tiempo es oro en el proceso de inscripción de cualquier partido. Es tiempo, trabajo y desgaste.

Esta es la ruta en documentos de cómo el expediente del partido Podemos no debió ser admitido, pero lo fue:

En septiembre del 2017, Podemos por el Progreso del Perú presenta su primer lote de firmas a la ONPE. Ese mismo mes, el jefe de Atención al Ciudadano, quien se encarga de revisar que se cumplan todos los requisitos para admitir el expediente, es decir, el lote de firmas. Detecta e informa que hay espacios en blanco en los planillones. Remite su informe a la gerenta de su área y esta, a su vez, al secretario general Ricardo Pajuelo, quienes ordenan que el lote de firmas pase a Gestión Electoral para iniciar su verificación y conteo. Nadie frenó el trámite cuando, por reglamento, debió haberlo hecho. Y estamos hablando que se encontraron 400 planillones con espacios en blanco no anulados. Finalmente, el 10 de noviembre del 2017, la ONPE validó más de 600 mil firmas del millón que Podemos había presentado la ONPE. Se detectó y consignó que en este primer lote había 40 firmas falsas. Susana Guerrero, gerente de Asuntos Jurídicos, informó por escrito de todo lo sucedido a finales del mes de noviembre. Lo puso en conocimiento del secretario general, del jefe de la ONPE, de la Contraloría y del Ministerio Público, pero nadie movió un dedo.

Lo peor estaba por llegar con el segundo lote de firmas presentado por el partido podemos a la ONPE el 6 de diciembre. La ONPE esta vez sí devolvió el lote al JNE para que el partido subsanara una serie de fallas, entre ellas espacios en blanco sin anular. Pero Podemos no subsanó todo lo que correspondía y entonces la ONPE le hizo un servicio especial: el ‘ONPE delivery’.

Nuevamente la irregularidad dejó rastro por escrito. El jefe del área de Atención al Ciudadano, dejó constancia en su informe de la irregularidad que se había permitido, tuvo además la precaución de ingresar al sistema esta acta firmada por Luis Navarrete, personero de Podemos, donde de puño y letra reconoce que está entrando a la ONPE fuera del horario de atención al público para subsanar fallos en unos planillones. Así como si la ONPE fuera su casa o su partido, o su chacra. El procedimiento es que, si en la fase de admisión de un lote de firmas, la ONPE detecta que no se cumplen todos los requisitos, el lote tiene que devolverse al JNE para que la organización subsane y vuelva a ingresar el lote de firmas a la ONPE y se proceda solo entonces a su verificación y conteo. 

Luis Navarrete, personero legal del partido de Luna Gálvez, fue investigado, procesado, cumplió prisión preventiva y finalmente fue absuelto por el escandaloso caso de las firmas falsas de Perú 2000.

Cuarto Poder fue a buscar al jefe de la ONPE, Adolfo Castillo. En un primer momento, él trató de mantener la compostura. Pero, ante las evidencias de que el llamado principio de informalidad se aplicó a granel y sobre todo con el partido Podemos, terminó por reconocer las irregularidades.

Lo cierto es que él estuvo informado de lo que estaba sucediendo desde el pasado mes de noviembre, estuvo informado por escrito y de palabra. 

El jefe de la ONPE terminó por reconocer su culpa. Él alude una y otra vez al llamado principio administrativo del informalismo que, en cristiano, es que para evitar el obstruccionismo a veces no se es tan apegado a la letra. Pero hay una diferencia abismal entre ser informal según el principio y por principio, hay una diferencia entre no ser más papista que el papa e incumplir la ley y también hubo diferencias en el trato a las diferentes organizaciones en vías de inscribirse como partido político. La realidad cae por su propio peso.

La cuestión es saber de si, además de espacios en blanco, hubo agujeros negros en los procesos de inscripción.  Ahora el jefe de la ONPE se quiere curar en salud con el anuncio de una auditoría en tres meses.

Por su parte, el partido Podemos, de Luna Gálvez, se siente perjudicado por la ONPE, no beneficiado por ella. Hubo sí antes del proceso de entrega de firmas, un problema de doble inscripción de su partido con aparente falsificación de firmas y ahí están las denuncias del caso, otro capítulo más de esta ONPE que les costó un mes de espera. Pero un error de la institución no puede arreglarse a posteriori otorgando un trato privilegiado al momento de la presentación del expediente y conteo de firmas. 

El personero de Podemos también pone por delante el llamado principio de informalidad que ya desde el nombre da terror, y no reconoce haber hecho nada irregular al entrar a la ONPE a arreglar planillones cual un mecánico a domicilio. Él es el hombre del acta. 

Él, al igual que José Cavassa, quien también trabaja para José Luna, líder del partido Podemos, fueron en el 2000 denunciados, investigados, procesados y encarcelados por el fraude de la falsificación de firmas para la inscripción del partido fujimorista Perú 2000. Finalmente, los dos fueron absueltos, no sin polémica de por medio.

Pese a que Podemos no reconoce un trato de favor, sino que denuncia todo lo contrario, el jefe de la ONPE empezó a cortar cabezas este viernes horas después de la entrevista que dio a Cuarto Poder. La primera en caer fue la del secretario general de la entidad, su segundo de a bordo, Ricardo Pajuelo, quien el sábado nos dio su versión de los hechos. Pajuelo negó cualquier responsabilidad, ni en que los espacios en blanco de Podemos pasaran si el sello de anulado como agua de mayo ni en el ingreso fuera de hora de su personero para intervenir planillones con fallas.

Pajuelo asegura que iniciará acciones legales contra la entidad y contra la gerente de Asuntos Jurídicos, Susana Guerrero, quien denunció las irregularidades en la ONPE.

En medio de este desmadre y a menos de cinco meses de las elecciones regionales y municipales, ¿esta ONPE garantiza que custodiará la voluntad popular? Dejamos la respuesta en blanco.