Piura: la pesca de arrastre y sus consecuencias para el mar al norte del país

Las embarcaciones arrastreras depredan el mar peruano hasta el punto que ya hay varias especies que han desaparecido

Piura: la pesca de arrastre y sus consecuencias para el mar al norte del país

Pesca de arrastre amenaza a los pescadores artesanales. Foto: captura de TV

En Cuarto Poder se ha presentado el estado de abandono en que se encuentran los pescadores artesanales y, especialmente, los del norte del Perú, los mismos que deben enfrentar a las embarcaciones arrastreras que depredan el mar peruano hasta el punto que ya hay varias especies que han desaparecido.

La única salida a esta escalada de depredación sin freno y que amenaza con destruir una de las fuentes más apreciadas de nuestra preciada gastronomía es la creación de una reserva marina frente a las costas de Piura y Tumbes, que es precisamente el lugar con la mayor diversidad de fauna marina.

Aproximadamente el 60% de los recursos hidrobiológicos para el consumo humano salen del mar de Piura y Tumbes. Sin embargo, la creación de una reserva marina en una zona donde se practica la extracción petrolera y la pesca industrial no sería del agrado de algunos sectores que estarían presionando para que su creación se demore todo lo que sea posible.

Videos recientes muestran que en la zona campea la pesca ilegal, esa que arrastra y depreda el fondo marino repleto de crías de apreciadas especies de consumo humano y es posible observar a simple vista la contaminación por derrames de petróleo.

Los pescadores artesanales de Tumbes y Piura son quienes más reclaman la creación de una nueva reserva marina, puesto que su actividad se ha visto perjudicada por la pesca industrial y la pesca ilegal de arrastre.

Para hacer este reportaje, Cuarto Poder visitó las más importantes caletas de esas regiones norteñas y pudimos ver la situación de los hombres de mar que practican desde tiempos inmemoriales un tipo de pesca que no daña el ambiente y que, en muchos casos, usa la propulsión del viento en vez de motores.

Este tipo de pesca fue reconocida este año por el ministerio de Cultura como patrimonio de la Nación. En Tortuga, se vio a algunos pescadores mayores de 80 años que aun usan las típicas balsillas para desarrollar su labor.

Entre los pescadores la conciencia ecológica crece. En El Ñuro, los pescadores artesanales están empezando a combinar la pesca con la actividad turística. 

Incluso, ya existe un servicio de avistamiento de delfines y ballenas. Estas jornadas son coronadas con la degustación de un ceviche recién pescado. Es también en El Ñuro donde la iniciativa popular ha creado un museo para que propios y extraños comprendan la importancia que tiene la pesca artesanal, esa que no depreda.

Una iniciativa muy interesante en Cabo Blanco intenta recuperar la madre perla para que la zona vuelva a ser un centro de producción de perlas como lo fue en la antigüedad.

Por eso urge que el Gobierno preste atención a la creación de un área protegida que tendría como nombre Reserva Nacional Mar Tropical de Grau.

LEEHospital Loayza: médicos atienden en clínicas privadas en sus horas pagadas por Minsa

LEE: Las frases más destacadas de la política peruana en 2018