Madre Mía: abren nueva investigación en caso que implica a Ollanta Humala

Fiscalía de la Nación retomó pesquisas tras aparición de nuevos testigos

Madre Mía: abren nueva investigación en caso que implica a Ollanta Humala

El caso Madre Mía se volverá a investigar / Foto: archivo El Comercio

El caso Madre Mía se volverá a investigar. La Fiscalía de la Nación informó que inició nuevas pesquisas entorno a este proceso que implica al expresidente Ollanta Humala Tasso en el delito contra los Derechos Humanos.

[LEE: Madre Mía: disponen cautelar audios relacionados a compra de testigos]

El Ministerio Público tomó esta decisión tras la aparición de dos nuevos testigos en los asesinatos cometidos en la localidad de Madre Mía, ubicada en la región San Martín. Como se recuerda, el proceso judicial que implicó a Humala Tasso fue archivado en el 2009.

“La investigación fue dispuesta por la fiscal Edith Chamorro Bermúdez (…) contra los que resulten responsables de las torturas y desaparición de diversas personas en dicha localidad de la selva peruana, ocurridas en la década de los 90”, informó el Ministerio Público en un comunicado.

Ollanta Humala fue capitán del Ejército en 1992 y estaba destacado en Huánuco como jefe de la Unidad Contrasubversiva. Su trabajo consistió en encabezar la base militar Madre Mía en San Martín, para la identificación y captura de terroristas.

Jorge Ávila denunció el 17 de junio del 1992 a Ollanta Humala por la desaparición de su hermana y su cuñado, tras confundirlos con miembros de Sendero Luminoso. Además aseguró que fue secuestrado y torturado, pero logró escapar. Pero recientemente afirmó que se retractó de la acusación, luego de recibir US$4 mil 500 de allegados al nacionalismo.

[LEE: Caso Madre Mía: CNM abre indagación al juez César San Martín]

La nueva investigación por parte de la Fiscalía se reinicia tras los informes difundidos en el programa ‘Beto A Saber’ en el que nuevos testimonios dan cuenta de los asesinatos ocurridos en la base militar de Madre Mía. En estos se narra que las víctimas habrían sido torturadas y arrojadas a un río por orden de los altos mandos militares.