Lambayeque: Futbolista de la Copa Perú fue asesinado y liberaron al principal sospechoso

Un futbolista de la Copa Perú fue asesinado a la salida de una discoteca en Lambayeque. Pese al testimonio de varios testigos, se liberó al principal sospechoso del crimen

Foto y video: América Noticias

El fútbol está de luto. Ha perdido a un talentoso jugador de la Copa Perú, a un goleador de campeonatos, a un joven que soñaba con algún día portar la camiseta de la selección. Un anhelo que le arrebataron la madrugada en que lo apuñalaron por defender a un amigo de un ataque.

Jorge Luis Sánchez Valentín tenía 27 años, era un joven trabajador, de familia deportista, el orgullo de sus padres y el ejemplo a seguir de sus primos menores quienes también deseaban seguir sus pasos en las canchas.

En la cancha era conocido como “Pelé” por su inteligencia a la hora de eludir al rival con facilidad tal como lo hacía el astro brasileño. Todos recuerdan su habilidad en el juego y su trabajo en equipo.

Su pasión por el fútbol le nació desde muy pequeño, comenzó su debut en las canchas deportivas cuando tenía 14 años jugando en segunda división y desde el primer momento en el pateo una pelota sobre el gras nunca más dejó de hacerlo.

Su ímpetu y ganas de destacar lo hizo ser titular en los diversos partidos en los que su equipo participó en la conocida Copa Perú. Por lo general llevaba el número 11 en la camiseta, siempre en la posición de volante, su sueño era llegar a las grandes ligas y poco a poco estaba cumpliendo ese ansiado anhelo, hasta que un sujeto en una gresca le quitó la vida.

Según la familia, el presunto asesino del joven futbolista sería Henry Javier Torres Parra, un hombre de 40 años quien es amante de las peleas de gallos a las cuales asiste frecuentemente. Esa madrugada del 2 de junio él habría sido la persona que mató al jugador e hirió al amigo que lo acompañaba.

Jorge Luis se encontraba en una discoteca junto a unos amigos, era una noche normal hasta que luego de presenciar una pelea decidieron irse del lugar. Una cámara registró a los jóvenes retirándose del establecimiento, una vez fuera, Henry Torres Parra habría atacado con un cuchillo a los futbolistas.

En un inicio la policía detuvo al principal sospechoso, pero increíblemente a pesar de lo dicho por los testigos, fue puesto en libertad. Un asesino que hoy anda como si nada por las calles, mientras que la familia del futbolista se encuentra sumergida en un inmenso dolor.

Portando las camisetas del equipo por el que jugaba, sus amigos del club Garbanzal le rindieron un sentido homenaje llevando su féretro a la cancha deportiva donde tantas veces entrenaba junto a ellos, ahí dominaron la pelota como él siempre lo hacía para al final todos unirse en un abrazo.

Sin duda, todo Chiclayo recordará lo buena persona y excelente futbolista que era el llamado pelé al igual que cada una de sus dominadas y sus jugadas magistrales. Ahora, su familia y amigos exigen justicia por el asesinato del joven de 27 años que tenía un prometedor futuro por delante, pero al que un hombre le arrebató los sueños y sus ganas de vivir.

Relacionadas