Los imponentes dominios del prehistórico hombre de Lauricocha

Hace 63 años, el antropólogo huanuqueño Augusto Cárdich descubrió al hombre de Lauricocha

A pesar del frio intenso, la gente de Lauricocha deja sentir su calor. Foto: Cuarto Poder

Si las rocas hablaran, podrían ser capaces de revelar los misterios más arcanos del corazón de esta pedregosa montaña de Huánuco, en la provincia de Lauricocha. Aquí vivió el que hoy se conoce como el hombre más antiguo de América. 

Para iniciar esta aventura por nuestros andes, se requiere salir de Lima al alba, y poder sortear así los embotellamientos de la Panamericana Norte.

A pesar del frio intenso, la gente de Lauricocha deja sentir su calor. Su nombre significa laguna azul. Así pues, es desde las alturas, con el reflejo del sol, que se aprecia ese mágico color cielo. 

La mejor hora para conocer la morada de este compatriota prehistórico, es temprano por la mañana, después del desayuno, cuando las energías están a tope al inicio del día. 

Hace 63 años, el antropólogo huanuqueño Augusto Cárdich descubrió al hombre de Lauricocha en estas mismas húmedas y laberínticas cuevas.

La caverna de las 14 ventanas es el atractivo turístico más popular de la zona. Sin embargo, a pesar de ser declarado patrimonio cultural de la nación en 2004, es evidente que la presencia del estado para mantenerlo a salvo de depredadores y las inclemencias del clima, es casi nula. 

Después de su descubrimiento, poco se ha hecho para continuar investigando este hallazgo considerado uno de los más grandes en la historia del continente americano. 

Tal es el descuido del gobierno, que los restos óseos que aún permanecen en el interior de la caverna, que debieron ser estudiados por comisiones arqueológicas, hace decenas de años, son manipulados constantemente, sin el cuidado que debería tener un tesoro cultural como este. 

Las apuestas en esta suerte de hipódromo de las alturas andinas corrían a la misma velocidad que la de los corceles. De la misma manera en la que muchos quisiéramos que las autoridades de la cultura peruana apostarán por poner en valor un legado nacional único en el continente, donde vivieron quien sabe si los peruanos más remotos de los que se tiene noticia.