La huellas perdidas del premier Guido Bellido

El actual premier pasó muchísimos más años que cualquier estudiante universitario regular, 13 años en la carrera de Ingeniería

Lo buscamos para hacerle varias preguntas, pero como es habitual, no hubo respuesta. Foto: Cuarto Poder

Guido Bellido creció en Livitaca y llegó a ser presidente del Consejo de Ministros en la PCM. El controvertido premier se reúne con cuestionados personajes en la plaza de armas de Livitaca. Se trata de apagar otro incendio en el corredor minero; no fue suficiente con la mediática imagen del premier, hace dos meses, llegando a caballo a ofrecer soluciones.

Por lo pronto, quienes viven en el vecino Ccapacmarca ya bloquearon la vía por el conflicto con la minera MMG-Las Bambas. Así es, en la tierra donde nació Guido Bellido, los vecinos exigen llegar a un acuerdo con la minera Hudbay, de lo contrario, amenazan con radicalizar su protesta.

Intentamos ubicar a su hermana en el lugar donde trabaja,  pero nos encontramos con su esposo, el cuñado del premier, quien nos explicó por qué eran tan renuentes con la prensa.

Luego de acabar la secundaria, Bellido decidió estudiar en la Universidad San Antonio de Abad del Cusco (UNSAAC). Y en ese trayecto algo cambió en ese niño tranquilo que describen quienes lo conocieron; una fuerza que en los en los primeros años de este siglo lo transformó en un hombre capaz de subirse a las mesas del comedor universitario a dar discursos soliviantadores, radicales, y sumarse a cuanta protesta estudiantil estallaba.  

Conversamos con antiguos estudiantes, y hoy políticos, de la tricentenaria Universidad San Antonio Abad del Cusco, alma mater también de los expresidentes José Luis Bustamante y Rivero y de Valentín Paniagua Corazao.

Carlos Huamán cuenta que en el Cusco compitió con él por una vacante en el Congreso. Bellido a través de Perú Libre y él con Renovación Popular; lo conoció también durante su vida universitaria, y reconoce que al comienzo tuvo curiosidad por ese joven de cabello rojizo que lideraba marchas de protesta.

El actual premier pasó muchísimos más años que cualquier estudiante universitario regular, trece años en la carrera de Ingeniería. ¿O era esa una estrategia de Guido Bellido para seguir teniendo beneficios universitarios, como tanto dirigente estudiantil? Porque los llamados “estudiantes eternos” son parte del folclore de las universidades nacionales; Bellido al parecer era uno más de ellos.

Lo buscamos para hacerle esta y otras preguntas, pero como es habitual, no hubo respuesta. 

Lo que sí sabemos, en cambio es que jaló el curso de Inglés 4 en el instituto de idiomas de la misma casa de estudios. El artículo 121 de la universidad especifica que entre los requisitos para optar el grado de bachiller se necesita una certificación en idioma extranjero. 

En la malla curricular de la carrera de Bellido, Ingeniería Electrónica, es obligatorio llevar 2 créditos en idiomas. ¿Cómo es entonces que nuestro actual presidente del Consejo de Ministros logró sacar el grado de bachiller?

Quedamos con el rector y la oficina de prensa de la San Antonio de Abad en que nos iban a informar sobre este, por decir lo menos, extraño incidente académico en el largo camino de los estudios universitarios del premier, pero es otra respuesta que tampoco llega.

Conviene resaltar que, en esta semana, en la PCM, Bellido ha recibido visitas de miembros del club de fútbol Garcilaso de la Vega y de Oscar Paredes Panto, docente de la UNSAAC.

Bellido mantiene su vida personal en reserva, no solo la fase universitaria, también opta por la opacidad, por cierta tendencia al ocultamiento, en otros aspectos en los que la transparencia es obligatoria, como en el caso de su declaración jurada de intereses como congresista.

Aquí, por ejemplo, el ingeniero cusqueño de 42 años decidió no incluir los datos de Zenaida Contreras Jara, abogada de profesión, madre de sus dos hijos y aportante de su campaña, con 2000 soles, por concepto de gigantografías. En Cusco fuimos a la dirección que consignó en la Reniec y dejamos nuestro contacto en su centro de labores pidiéndole una entrevista … tampoco contestó
 
“Golpeador de Boleadoras”. Ese es el significado de la palabra Livitaca. Pueblo que está por arder y sumarse a uno de los conflictos sociales que no dejan de proliferar en el corredor minero. 

El primer ministro tiene varias papas calientes por afrontar, no precisamente en su cocina. Bellido calla y esquiva, pero su pueblo, su pasado, su familia y sus calificaciones ya comenzaron a hablar por él.