Hay quienes sí deben salir a trabajar en la pandemia

Con el número de contagios al alza, el confinamiento total sigue siendo la última medida posible

Foto: Cuarto Poder

En el Perú, al cierre de 2019, había 17 millones de personas trabajando. Con la imposición del primer confinamiento por COVID-19, ese número se redujo a solo 10 millones.

Al rededor de 7 millones de peruanos dejaron de trabajar: un reducido grupo de trabajadores pasó a suspensión perfecta y unos 6 millones simplemente perdieron el empleo.

"Solo del segundo al tercer trimestre se han recuperado cerca de 4 millones de empleos y creemos que para el cierre del año deberían recuperarse alrededor del 93 % de los puestos de trabajo que se han perdido en la pandemia", dijo Alex Contreras, director de política macroeconómica del MEF.

Antes de la pandemia, el 40 % de la población ocupada se había generado su propio empleo. Y el nivel de informalidad llegaba al 72 %, realidad que refleja la precariedad de nuestra economía.

El rubro servicios es uno de los que sufre y más le cuesta recuperarse del impacto negativo y de la caída. La informalidad hace que el mercado se recupere pero con empleos precarios, sin beneficios sociales y de baja productividad.

En 2020 el PBI cayó a menos del 11.6 %, la inversión privada a menos del 19 % y alcanzamos un déficit fiscal del 8.9 %, cifras históricas y catastróficas.

La pobreza, que se encontraba en 20 % en 2019 subió al 30 % solo entre marzo y abril de 2020, un retroceso de 10 años en todo lo avanzado.

Sin embargo, las proyecciones de recuperación son muy optimistas. Según el MEF, este año tendremos un rebrote estadístico en todos los sectores económicos y el PBI crecerá en 10 %, la tasa más alta desde 1994.

Con el número de contagios, fallecidos y ocupación de camas UCI al alza, un nuevo confinamiento total sigue siendo todavía la última medida posible en caso ninguna de las demás funcione. Una posibilidad que pone a millones de hogares al borde del abismo.

ETIQUETAS: