Ejecutivo pide más reflexión al Congreso para modificar el Código Penal

El titular del Parlamento planteó despenalizar el delito de difamación tras el caso Rafo León

Ejecutivo pide más reflexión al Congreso para modificar el Código Penal

Aldo Vásquez, ministro de Justicia y Derechos Humanos. Foto: Andina.

El Poder Ejecutivo pidió hoy al Congreso de la República una reflexión “argumentada, rigurosa y técnica” sobre el nuevo proyecto de Código Penal, al advertir algunas deficiencias como falta de proporcionalidad en la sanción propuesta a algunos tipos penales.

[LEE: Comisión de Justicia aprobó modificaciones del Código Penal para contrarrestar la inseguridad]

Cabe recordar que el titular del Congreso, Luis Iberico, había planteado realizar modificaciones al Código Penal, entre estas la despenalización del delito de difamación, a partir de la sentencia reservada en el caso del periodista Rafo León, quien debe pagar 6 mil soles de reparación civil y cumplir normas de conducto por un año tras haber sido denunciado por Martha Meier Miró Quesada.

La opinión del Ejecutivo sobre este tema fue expuesta en una conferencia de prensa brindada por el presidente del Consejo de Ministros, Pedro Cateriano, junto a los titulares de Justicia, Aldo Vásquez; del Interior, José Pérez Guadalupe; de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, Marcela Huaita; y del Ambiente, Manuel Pulgar-Vidal.

"El Ejecutivo no ha tomado una posición definitiva sobre el tema, pero tampoco nos parece que el debate central sea necesariamente la despenalización de este tipo de delitos. Sabemos que el derecho al honor es también un derecho fundamental y consagrado en la Constitución del Estado", dijo Vásquez respecto al tema.

"Nuestra inquietud en torno al debate en torno al Código Penal tiene que ver precisamente con la necesidad de un intercambio con el mundo académico, con los expertos en la materia, de tal manera que el instrumento penal sea el más idóneo", agregó.

Asimismo, el ministro de Justicia explicó que el proyecto para modificar el Código Civil muestra falta de proporcionalidad, pues propone, por ejemplo, cadena perpetua para el delito de sicariato, pero 35 años de prisión como máximo para el genocidio, cuanto este último es un tipo penal mucho más grave.