Dinámicos centrados: Chats e imágenes acorralan al ala dura de Perú Libre

Para el juez Jorge Tamariz hay elementos de sobra para creer que Perú Libre sería una organización criminal

Pruebas obtenidas por la Policía y Fiscalía fueron determinantes. Foto: Cuarto Poder

Ya no se trata de una simple opinión o una tesis fiscal: para el letrado Jorge Tamariz hay elementos de sobra para creer que Perú Libre sería una organización criminal. Casi una semana completa de audiencias puso contra las cuerdas a 5 de los 18 involucrados en el caso Los Dinámicos del Centro: 36 meses de prisión preventiva contra cinco dirigentes de Perú Libre.

Audios, colaboraciones eficaces, chats e imágenes están acorralando al ala dura del partido. Las pruebas fueron claves para determinar que existe sospecha grave de que el dinero obtenido durante el gobierno de Vladimir Cerrón, en Junín, iba directo y sin escalas a la caja de la organización.

La recaudación del dinero mediante coimas tenía luz verde desde la dirección regional de transportes y la dirigencia partidaria. La fiscal Vanessa Díaz explicó que esta red criminal funcionaría en varios niveles dentro de una pirámide. 

En la parte inferior están los que coordinaban las coimas por la entrega de brevetes o puestos de trabajo, más arriba estaba el coordinador y dirigente partidario, muy activo en las redes sociales, Arturo Cárdenas Tovar, conocido como Pinturita

Y en la parte superior  de la pirámide, a la cabeza, el cogollo del armazón delictivo: la alta dirección de Perú Libre y al centro no tan dinámico de ella, Vladimir Cerrón

Para el magistrado, Pinturita promovía la contratación de personas allegadas a Perú Libre manipulando las contrataciones, pese a que no cumplían con los requerimientos básicos. Para la Fiscalía, lo importante era ocupar los puestos claves del Gobierno Regional de Junín. 

En el curso de la pesquisa, cuando se ordenó la primera detención preliminar contra los investigados, un mensaje alertó a los integrantes del partido. La Policía logró encontrar el chat dentro de un celular que había sido escondido dentro de un inodoro. Así es como esta organización intentaba ocultar las pruebas.

Un elemento importante era saber a dónde iba el dinero. 

Detrás de toda esta investigación no solamente está la fiscalía; muchas de las pruebas que han logrado la prisión preventiva fueron obtenidas por la División de Investigación de Delitos de Alta Complejidad, Diviac.

En imágenes de la intervención se observa al abogado Raúl Noblecilla, que ejerce la defensa del partido del lápiz y, específicamente, de Vladimir Cerrón. Él y su pool de abogados defienden al partido y a sus dirigentes con toda la artillería legal con que cuentan.

¿Por qué es importante esta conferencia? Pues aquí se demuestra que hay otro jurisconsulto que pone el pecho y la cara por sus patrocinados. El hombre que está a la derecha de sus pantallas es Luis Barranzuela Vite, miembro también del Estudio Noblecilla.

Barranzuela pasó de defender a Perú Libre a ser el ministro del Interior. ¿Su especialidad? El crimen organizado. Clara muestra, esta disertación. 

Ahora, la Diviac, la misma que logró recuperar los chats y el celular en el caso Los Dinámicos del Centro -pruebas claves y determinantes en la investigación- debe informar sobre todos estos avances, al ministro del Interior. 

Las pruebas obtenidas por la Policía y el Ministerio Público han sido determinantes para seguir escalando, como dice la fiscal, los niveles piramidales y lograr, por lo pronto, la prisión preventiva de estos cinco notorios perulibristas 

Todos ellos pasaron de dirigentes políticos a prófugos de la justicia.  Como un rompecabezas, la pirámide se va armando. Y ya sabemos quién figura en el vértice más elevado de ella