Cuidado con las motos al ataque

La última demostración de la ferocidad de los hampones se dejó ver en el robo del celular de un menor de 11 años

Foto: Cuarto Poder

El robo, en la modalidad del raqueteo o arrebato en moto se ha hecho común. Los delincuentes arranchan las pertenencias de sus víctimas y huyen, sea sobre dos o tres ruedas en diferentes zonas del país.

La última demostración de la ferocidad de los hampones se dejó ver en el robo del celular de un menor de 11 años que estaba en la calle jugando cuando dos hampones lo sorprendieron.

La PNP capturó inmediatamente a uno de los delincuentes, pero no sin antes luchar contra los propios vecinos que justificaban el robo incluso a un menor de edad. Ni siquiera las evidencias los conmueven.

 Nunca hay que resistirse a un robo pero hay acciones que se pueden aprender para disminuir el riesgo a ser asaltados.

El primer consejo es caminar en calles que le permitan ir contra el tráfico, además de no exponer los objetos de valor, menos llevar el bolso del lado de la pista. Otros botines favoritos por los arrebatadores son cadenas, relojes, celulares.

Muchos de estos insultan, atropellan y hasta se meten a las redes de la municipalidad, en el caso de los mototaxistas informales, para advertirles que volverán a atacarlos. Es evidente el aumento de uso de estos vehículos menores, pero muchos de ellos causan problemas mayores.