Cuarentena por coronavirus: 800 denuncias por robo en Lima desde inicios de mayo

Los días de tranquilidad, durante la cuarentena, terminaron en algunos distritos de la capital

Robo en farmacias. Foto: captura de video Cuarto Poder.

Los días de paz y tranquilidad, durante la cuarentena, acabaron en algunos distritos de Lima. Según el Gobierno, el aislamiento social obligatorio logró disminuir en 84 % la incidencia delictiva, pero por lo que se puede ver en diversos videos es que eso ya quedó atrás.

La criminalidad ha retornado a las calles, en algunos casos con mucha violencia; pero enfocada exclusivamente en los robos a aquellos negocios que se mantienen activos como farmacias y los llamados minimarkets.

Las farmacias se han mantenido abiertas durante la emergencia. En la zona de Lima Norte la mayoría de las ventas en estos locales son en efectivo; un detalle que el avezado delincuente Giovani Sánchez, alias Tovar, tenía muy bien estudiado.

En un video se aprecia que a este sujeto le gusta robar con sandalias y siempre salta hacia la caja. Repite exactamente lo mismo en cada asalto, va donde está el dinero, abre las cajas una por una y se lleva todo lo que encuentre.

Mientras tanto, su compinche está de ‘campana’, atento a los otros clientes y vendedores. Es capaz de asaltar hasta tres boticas en un solo día.

Según el coronel Carlos Céspedes, jefe de Robos de la Dirección de Investigación Criminal (Dirincri), "el modus operandi es el raqueteo”. Modalidad que se caracteriza por usar vehículos, ingresan dos sujetos con armas, uno como campana y el otro retira el dinero.

Hasta el momento la Policía ha confirmado que tiene en su récord 17 asaltos a boticas. Sus cómplices ya habían sido capturados, pero faltaba el cabecilla, finalmente el sujeto de 23 años cayó.

El otro oficio donde han puesto la mirada los criminales es en los repartidores de alimentos. Roban a plena luz del día y si alguien intenta evitarlo, usan sus armas. Como ocurre por ejemplo en Villa El Salvador.

En el otro lado de la ciudad la delincuencia vuelve a hacerse paso. En Villa El Salvador el robo a un repartidor de mercadería provocó indignación. 

Los agentes analizaron el video de seguridad para descubrir la identidad del criminal, quien fue capturado. Se trata de Edson Quevedo, conocido como Loco Edson y Eduardo Huamaní, alias Mayimbú. Los delincuentes usaban un revólver calibre 38 y una pistola Glock para sus asaltos.

Antes que empezara la cuarentena, es decir durante la primera quincena de marzo, el número de denuncias por robo en Lima fue de 810. A inicios de abril bajó drásticamente a 290.

La cuarentena había recuperado los paisajes, los ríos y aparentemente también la seguridad ciudadana, pero a inicios de mayo la cifra volvió a casi la normalidad, 800 denuncias.

Además, los celulares volvieron a ser prioridad para los delincuentes que son capaces de disparar por llevarse un celular, tal como ocurrió hace poco en San Martín de Porres.

Los agentes de la Dirincri ya están elaborando un plan de acción contra la criminalidad porque se espera que, durante este último mes y la post cuarentena, la cifra de robos aumente a consecuencia de la falta de trabajo y la crisis económica.

Las autoridades del Ministerio del Interior deberán enfocar sus estrategias para lo que se viene y así evitar que una crisis sanitaria provoque otra crisis en seguridad.