César Acuña: 2 testigos respaldan versión de Pinchi Pinchi sobre las visitas al SIN

Se trata del capitán del Ejército Wilber Ramos Viera y del también capitán EP Mario Ruíz Agüero

Nuevos testimonios corroboran declaraciones de Pinchi Pinchi sobre la presencia de Acuña en las instalaciones del SIN

Matilde Pinchi Pinchi no fue la única persona que vio a César Acuña Peralta en las instalaciones del Servicio Nacional de Inteligencia de Vladimiro Montesinos en el año 2000, tal como lo reveló América Noticias.

Al testimonio que Pinchi Pinchi proporcionó a la comisión precidida por Anel Townsend, hoy candidata a la primera vicepresidenta de Acuña, se suman dos importantes declaraciones dadas por los secretarios del propio Montesinos.

Se trata del capitán del Ejército Wilber Ramos Viera, quien señaló que entre los congresistas que visitaron el SIN se encontraba César Acuña. Así lo consigna el Informe Final de la comisión investigadora que presidió el desaparecido parlamentario Daniel Estrada Pérez.

En ese mismo grupo de trabajo el 6 de setiembre del año 2001 fue interrogado el capitán EP Mario Ruíz Agüero. Al ser cuestionado sobre la presencia del candidato de APP en las instalaciones del SIN, el militar dijo: "Es Acuña Peralta, indudablemente".

Matilde Pinchi Pinchi entregó dos importantes documentos a la comisión Estrada. El primero fue titulado "Entrega de dinero en miles de dólares" en donde se consignan varios nombres, entre los que se aprecia el de Acuña Peralta.

Y un segundo documento con un encabezado que dice "Congresistas llamados transfugas". En esta nueva relación, también se consigna el nombre de Acuña Peralta. Al respecto Matilde Pinchi Pinchi dijo en otra declaración ante el Congreso lo siguiente:

"Después a Acuña Peralta, Acuña, el gordito, dice que no, pero sí se le dio 10 mil dólares también".

En el año 2000 César Acuña Peralta fue electo congresista por Solidaridad Nacional, y el fujimorismo que inciaba su tercer gobierno consecutivo no contaba con mayoría parlamentaria. Vladimiro Montesinos fue el encargada de reclutar y captar a los congresistas de la oposición para controlar ese poder del Estado.

Durante la alborotada juramentación de Alberto Fujimori, solo seis parlamentarios independientes permanecieron en el hemiciclo hasta el final, uno de ellos fue César Acuña Peralta, el resto salió del lugar gritando "fraude".