Caso Ramírez: audio revela soborno a Jesús Vásquez para que cambie su declaración

Empresario Alfonso Urrunaga, condenado por narcotráfico, habría ofrecido dinero al informante de la DEA

Caso Ramírez: audio revela soborno a Jesús Vásquez para que cambie su declaración

Todos los aludidos en el audio rechazaron su vinculación con lo que se dice

La conversación entre el empresario Alfonso Urrunaga, condenado por narcotráfico en el 2001, y el informante de la DEA, Jesús Vásquez, grabada por este último, daba cuenta de una supuesta extorsión. Urrunaga le proponía a Vásquez cambiar su declaración en la investigación fiscal contra Joaquín Ramírez, uno de los principales financistas del fujimorismo, a cambio de 200 mil dólares. Vásquez le sube la valla a un millón de dólares, según nos ha dicho, para jalarle la lengua a su interlocutor.

LEEJoaquín Ramírez: "No envié emisarios a ofrecerle dinero a Jesús Vásquez"

Todos los aludidos en el audio rechazaron su vinculación con lo que se dice. Los Ramírez, Joaquín y Osías, mencionados en el diálogo como los promotores de la propuesta de Urrunaga, negaron cualquier vinculación.

Omar Chehade, exparlamentario y exvicepresidente de la República, aludido por Urrunaga en el audio, también rechazó cualquier participación, aunque admitió conocer al empresario.

LEEOsías Ramírez: "No conocemos ninguno de los que aparecen en el audio"

Solo Roberto Prado, el político y abogado trujillano que según Urrunaga viajaría a Miami para concretar el pago a Vásquez por su silencio, admitió en una escueta entrevista al diario La Industria de Trujillo que conocía a Urrunaga y que también había ayudado en unos temas legales al congresista fujimorista Osías Ramírez, algo que pareció contradecir lo que dijo el abogado Castillo en Cuarto Poder.

Más allá de los evidentes descargos, el audio se inscribe en un contexto particular: la reapertura de la investigación contra Joaquín Ramírez y sus familiares por el presunto delito de lavado de activos, en donde Jesús Vásquez es testigo. La investigación fue archivada en setiembre del año pasado por la fiscal Sara Vidal Vargas, quien adujo que no se encontró vínculos entre las actividades económicas de los Ramírez con el narcotráfico. Sin embargo, en noviembre fue reabierta por orden de la fiscal superior Elizabeth Peralta, quien encontró serios cuestionamientos a la labor de la fiscal Vidal.

LEECaso Joaquín Ramírez: informante de la DEA denuncia que intentan sobornarlo

Según la disposición con la que se reabrió el caso, Peralta encontró deficiencias formales en la investigación preliminar de Vidal. Es decir, errores hasta en la redacción correcta de los nombres de los investigados. En cuestiones más de fondo, Peralta encontró que no se efectuaron ni pericias contables ni se recabaron declaraciones testimoniales vitales para la investigación. No se cumplió con el levantamiento del secreto bancario de algunos investigados como Keiko Fujimori, ni tampoco se esperó que la DEA respondiera al Ministerio Público peruano respecto a si tenía investigaciones abiertas contra las personas involucradas en las averiguaciones fiscales en nuestro país. Tampoco se solicitó a la DEA el envío del audio en el que Joaquín Ramírez le dice a Jesús Vásquez, según su testimonio, haber recibido dinero de Keiko Fujimori para lavarlo en sus empresas. Teniendo en cuenta todo esto, Peralta sostiene que Vidal pudo pedir una ampliación de los plazos de la investigación. Algo que no hizo. 

“Con la fiscal Vidal hablé por teléfono… la información de la DEA nunca fue solicitado por la fiscalía peruana”. Esto es lo que nos dijo Jesús Vásquez esta semana, luego de la propalación del audio en el que se le escucha hablar con Urrunaga. En esta nueva etapa investigativa, su testimonio será vital. Teniendo en cuenta que en la declaración que dio el 1 de junio de 2016, en el marco de la investigación anterior, los fiscales no le preguntaron nada sobre su relación con Joaquín Ramírez, quien era entonces congresista de la República y gozaba de inmunidad parlamentaria. Ramírez recién fue incorporado a la investigación en setiembre de 2016. 

LEESalaverry afirmó que Joaquín Ramírez le presentó a Keiko Fujimori

Lo que Vásquez no dijo a los fiscales ya lo había señalado a Cuarto Poder. Entonces, habló del interés de Joaquín Ramírez y de su tío Fidel Ramírez, rector de la Universidad Alas Peruanas, por entrar al negocio de la aviación civil y de los costosos apartamentos que el entonces parlamentario fujimorista tendría en Miami. 

Hoy, sostiene que hablará en extenso de esos temas. “Yo conté lo que había pasado con Joaquín, me enseñó algunas propiedades que él tenía (…) Yo voy a decir todo, pero la Fiscalía tiene que pedir los audios a la DEA”.

¿El temor a la declaración de Vásquez motivó este intento de soborno que ha sido rechazado por los supuestamente involucrados? Más allá de esto, los actuados en la investigación anterior dejan en claro que aún hay mucho pan por rebanar en esta historia.