Caso Eyvi Ágreda: otros indignantes hechos de violencia contra la mujer

La estadística, lejos de disminuir pese a las marchas y campañas, aumenta y la violencia se agrava

América TV

Víctimas de la insania. Mujeres que fueron atacadas con brutalidad, vidas arrancadas con salvajismo y quienes consiguieron sobrevivir quedaron marcadas para siempre con estigmas imborrables en cuerpo y mente. A propósito del terrible caso de Eyvi Ágreda, en los últimos meses han ocurrido diferentes agresiones contra mujeres. Los repasamos.

La fría estadística sigue sumando víctimas. En septiembre de 2016, Rosa Álvarez Rivera fue bañada en combustible y prendida como una antorcha en Tumbes. Carlos Bruno Paiva se ensañó con la madre de su hija y escapó de la escena.

Huellas imborrables

La mujer, con el 85% del cuerpo quemado, fue trasladada a Lima pero no resistió. Falleció tras estar en coma varios días. En diciembre de 2017, Bruno fue condenado a 25 años de prisión.

Diana y sus hijas de dos y un año acabaron con la piel necrosada luego de ser atacadas con ácido muriático por Ricardo Gil Bustamante, a consecuencia de una disputa por una vivienda con el padre de las pequeñas, en Chiclayo.

LEE TAMBIÉN: Miraflores: cámaras de seguridad captan al presunto agresor de Eyvi Ágreda

Un médico legista pese a las huellas terribles apenas estableció que hubo lesiones leves. Ellas tendrán cicatrices de por vida. A 'alias el químico' lo condenaron a 12 años de prisión luego de acceder a beneficios penales.

Justificaciones y penas 

A otra adolescente pedir que le obsequien un teléfono móvil le costó quemaduras en el abdomen y piernas en el distrito de Reque, en Lambayeque.

Uno de los casos más lamentables fue el de Elizabeth Alanya Sánchez, quien fue quemada con agua caliente en julio de 2010. 

LEE TAMBIÉN: Eyvi Ágreda: la historia de la joven cajamarquina atacada en un bus

Estuvo casi un mes hospitalizada con la cara y el cuerpo lesionado por el ataque de Julio Jaimes Salirrosas, quien dijo que la quemó en medio de "un ajetreo". Tras el proceso judicial fue condenado a ocho años de cárcel.

Hace apenas dos meses, Erika Valverde Salazar y su bebé fueron agredidos por Paul López Huapaya. El desadaptado arrojó una olla de ají de gallina sobre las víctimas.

Él contó cómo agredió a la madre y al pequeño. Los casos no se detienen, se incrementan y es lo más penoso. No se ha podido aún erradicar la violencia contra las mujeres, las estadísticas no mienten.