Cancillería: Bochornoso lío por grabaciones ilegales implican a varios diplomáticos

En este hecho también están comprometidos un exministro, un vicecanciller, entre otros

Foto: Cuarto Poder

Un expediente ha puesto en problemas al diplomático Pedro Rubín Heraud, señalado por la propia Cancillería por alentar la realización de grabaciones ilegales contra su exjefe en la embajada de Perú en Israel, el embajador Fortunato Quesada Seminario.

En junio de 2018, este funcionario fue destituido tras la filtración y posterior difusión de audios que evidenciaban tratos altisonantes y abusivos contra trabajadores de la sede diplomática de la capital israelí.

Fortunato Quesada: "Pero tú tienes que aprender a ir sola, y si te meten la mano al culo, como se dice, ¡disfruta!", se le escucha decir en un audio. 

Y un año después aparecieron audios que ahora comprometían al segundo después del embajador, Pedro Rubín, quien había sido grabado por el mismo empleado de la embajada que escondió una grabadora. 

Pedro Rubín: "Ese hijo de puta, no sé, te lo digo de todo corazón: yo lo quiero hacer mierda. O sea (...) a nivel de opinión pública. No me importa si lo botan o no, no me importa.

Estos audios se han convertido en evidencia de la intriga, golpe bajo y la traición. Fortunato Quesada ha dicho al respecto que "todos sabían que se me estaba grabando y el único que no sabía era yo".

Pedro Rubín era señalado como el hombre que incitó y filtró las grabaciones y que le informaba a José Boza, otro funcionario de Cancillería, sobre estos hechos. 

La alta dirección de Cancillería detuvo las grabaciones ilegales y abrió proceso contra Quesada por supuesto maltrato laboral. 

Pedro Rubín: Lo que le hemos dado a la Cancillería, eso nunca va a salir. Bueno, no va a salir, y todo va a quedar así, en el sentido de que, creo, lo van a castigar y todo, pero yo creo que no es suficiente, yo creo que hay que hacer más escándalo.

Jesús Alvarado: Exacto.

Pedro Rubín: Ese hijo de puta, no sé, te lo digo de todo corazón: yo lo quiero hacer mierda. O
sea, es como una cosa que, o sea, a nivel de opinión pública. No me importa si lo botan o no,
tú sabes. No me importa. Yo quiero que la gente sepa lo que es.

A Quesada se le destuyó de la embajada y del servicio diplomático poco después de la emisión de un reportaje con los audios y los testimonios de dos trabajadores de la embajada. 

A inicios de año, Rubín fue sancionado con sesis meses de suspensión por no haber informado a sus superiores de la existencia de estos audios ilegales. El todavía ministro consejero de la embajada del Perú en Israel apeló y documentó que sí lo hizo.

Su apelación contiene elementos que son una verdadera bomba para Torre Tagle, porque dice expresamente que la entonces superioridad de la Cancillería, el canciller Néstor Popolizio, el vicecanciller Hugo de Zela y el jefe del Gabinete de Despacho Ministerial, José Boza, siempre estuvieron al tanto de todo.

Desde el miércoles, Cuarto Poder pidió entrevistas a Néstor Popolizio y al embajador del Perú en Estados Unidos, Hugo de Zela. 

Popolizio dijo por escrito que rechazaba enfáticamente que la filtración de los audios haya obedecido a una orden de la alta dirección de su gestión y que más bien él le expresó a José Boza que Rubín tenía que denunciar a Fortunato Quesada de manera formal por los canales correspondientes.

De Zela señaló que las afirmaciones de Rubín son falsas, las rechaza enérgicamente, pues lo que dice nunca ocurrió. De Zela señaló a este programa que sería José Boza el que brindaría declaraciones.