Bancos de sangre en el Perú: La sangre que tanto falta para seguir salvando vidas

La falta de donantes es un mal que aqueja a casi todos los hospitales del país

Si quieres donar puedes acercarte al Hospital Loayza o al Hospital Maria Auxiliadora. Foto: Cuarto Poder

Los bancos de sangre en el Perú generalmente están más llenos de amor y buenas intenciones, que, desafortunadamente, de sangre. La sangre que tanto falta para seguir salvando vidas.  

¿A dónde se va el pedacito de vida que uno regala? ¿Cuántas sonrisas vuelven a iluminar las habitaciones de los hospitales con la sola voluntad de donar un poco de sangre? Este es un clamor que todos deberíamos atender.

¿Sabías que un niño con anemia aplásica, puede llegar a consumir hasta 100 unidades de sangre en todo su tratamiento?  Esto, sin contar las plaquetas. 

El esfuerzo de Joe Avendaño, jefe del banco de sangre del Hospital del Niño de San Borja, no solo se traduce en mantener segura y bajo cuidado la sangre que consigue. Su tarea es desplegar, también, toda la maquinaria que tiene el Minsa para reclutar donantes. 

Para tener una idea de cuántos donantes son necesarios, un paciente con quemaduras graves requiere al menos 20 unidades de sangre; alguien con trasplante de hígado 40 unidades. Un trasplante de corazón 30 unidades, un paciente con leucemia 100 unidades promedio.

La falta de donantes es un mal que aqueja a casi todos los hospitales del país. En el Loayza hasta los médicos se ven obligados a donar, no una sino varias veces. Aquí el mensaje es directo. Siempre se necesita más sangre, la sangre no se fabrica, paciente que es hospitalizado, paciente que debe echarse a buscar voluntarios.

Si quieres ayudar a estas personas puedes acercarte al Hospital Loayza o al Hospital Maria Auxiliadora. Si no quieres ir a un hospital, existen también otros caminos. Por ejemplo, un hemo-bus que recorre Lima con este propósito, así como carpas recolectoras en la periferia de algunos centros comerciales. Uno de ellos, se ubica La Rambla de San Borja.

Aportar unas gotas de bondad a este mundo siempre es positivo. Y recuerda: Salvar vidas es algo que ni siquiera requiere mayor esfuerzo, tú puedes llevarlo en la sangre.