Atropello sin fin: El accidente que acabó con la vida de un padre de familia en Independencia

Fiscalía destapó las infracciones a las normas de tránsito de quien se había convertido en una verdadera amenaza al volante

El hecho ocurrió en el distrito de Independencia. Foto: Cuarto Poder

El 20 de marzo último, Nilder Garrote Espíritu subió a su auto totalmente ebrio. Iba manejando a velocidad por un empinado cerro del barrio El Ermitaño, en el distrito de Independencia

De pronto, Nilder perdió el control del auto y la máquina se despistó. En segundos, el vehículo dio vueltas de campana y fue a parar en medio de la casa de Jhon Mendoza Choque quien, aquella noche, para su desgracia, departía en familia con su pareja e hijos.

Jhon no tuvo tiempo de escapar. El auto cayó encima suyo y lo mató en el acto. Mientras, en el hospital Cayetano Heredia certificaban la muerte de Jhon, en su casa de Independencia, una grúa extraía de entre los escombros el auto de Nilder. 

Durante las investigaciones, la Fiscalía destapó el rosario de infracciones a las normas de tránsito de quien se había convertido en una verdadera amenaza al volante.

Nilder Garrote Espíritu tiene en la comisaría de Independencia dos denuncias por manejar en las calles del Cono Norte en presunto estado de ebriedad y sin brevete entre los años 2017 y 2018. 

Y, desde entonces, estaba inhabilitado para manejar un vehículo. Sin embargo, burlándose de todos y poniendo en peligro la vida de quien se cruzara en su camino, Nilder siguió pisando el acelerador como si nada.

Según el reporte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), antes del accidente que provocó la muerte de Jhon Mendoza, ya tenía cuatro infracciones graves y muy graves a las normas de tránsito. 

Son sanciones que él ni siquiera se molestó en pagar y al día de hoy le debe al SAT nada menos que 17 mil 600 soles. Aun así, el 20 de marzo último, Nilder, se emborrachó una vez más y, a pesar de tener una inhabilitación definitiva para conducir, decidió ponerse al volante. 

De aquella fatal noche, Nilder prefiere no recordar detalle alguno ni asumir que él, según las investigaciones, era quien manejaba el auto que cayó encima de Jhon. De pronto, este hombre, simplemente, perdió la memoria y repite un guion que cree lo podría salvar de un castigo judicial. 

Lo cierto es que el dosaje etílico fue determinante, pues registró 1.81 gramos de alcohol por litro en la sangre, cuando el máximo permitido para manejar un auto es de 0.5 gramos. 

Con esas pruebas irrefutables, el Poder Judicial dictó para Nilder seis meses de prisión preventiva por presunto delito contra la vida, el cuerpo y la salud en la modalidad de homicidio culposo agravado. 

Sin embargo, la medida venció el último 20 de septiembre y el Segundo Despacho de la Fiscalía Provincial Corporativa de Tránsito y Seguridad Vial del Cono Norte, instancia que investiga el caso, no realizó las diligencias oportunas y el acusado salió libre sin mayores problemas. 

La familia de Jhon Mendoza solo espera que la justicia no los deje a merced de una abrumadora burocracia legal que también puede atropellar derechos ciudadanos con su incompetencia.

La Fiscalía pidió para Nilder Garrote 5 años y 4 meses de prisión efectiva.