Ate: ¿Cuál fue el móvil del asesinato del bombero acribillado en un gimnasio?

La familia de Jesús Trancón exige la captura de los sicarios que dispararon contra el bombero en un gimnasio de Ate. En tanto, la Policía investiga el caso para determinar el móvil del crimen

Foto y video: América Noticias

Jesús Alonso Trancón Arellano tenía 37 años. Trabajaba en una conocida empresa y estaba asignado a realizar trabajos en una prestigiosa minera, donde era querido por todo su equipo. Se convirtió en un hombre de rojo que salvaba vidas por vocación y convicción. Desde muy joven soñaba con ser bombero y no paró hasta lograrlo.

Ingresó a la compañía Roma 2 en el 2014 y desde ese momento nunca dejó de lucir con orgullo el uniforme que tanto amaba. Alonso Trancón era un valiente e intrépido voluntario, que amaba servir y que constantemente se capacitaba y entrenaba duro para llegar preparado a cada emergencia en la que era requerido.

Toretto, como le decían de cariño sus amigos, era un hombre que amaba la vida al igual que la inmensidad del mar. Todos lo recuerdan por su noble y altruista misión, como un amigo entrañable de buen corazón, capaz de dar la mano a quien lo necesite. Por lo que sus amigos y familiares, aún no comprenden por qué asesinaron cruelmente a Alonso.

La noche del terrible suceso, la víctima había asistido a entrenar a un conocido gimnasio de Ate como de costumbre. Se encontraba en la zona de las máquinas. Era un día normal para él y los asistentes, hasta que un hombre, haciéndose pasar como futuro cliente, subió las escaleras y arremetió contra el joven deportista.

Mientras tanto, su cómplice lo esperaba a las afueras en una moto para darse a la fuga. El joven técnico mecánico murió instantáneamente, su cuerpo inerte quedó tendido en el suelo con las marcas del salvajismo de su atacante.

Según la necropsia, el joven bombero recibió dos mortales disparos en la cabeza, lo que demostraría que sus asesinos fueron directos a matar. Y así lo hicieron, sin importarles que el lugar estaba repleto de personas.

Al llegar al lugar del hecho, su padre no podía creer lo sucedido con su único hijo varón. El dolor y la impotencia lo invadieron al saber que el menor de su familia se encontraba sin vida. Alonso fue uno de los bomberos que estuvo presente en el incendio ocurrido en el almacén del Minsa hace 8 años y donde fallecieron tres hombres de rojo.

Una terrible tragedia que nunca pudo olvidar y que siempre llevaba en el corazón. Ese día, junto a sus colegas, él también acompañó a sus amigos en su último adiós. Entre esos valerosos hombres que cargaron los féretros se encontraba el llamado Toretto, quien al igual que sus compañeros llevaban tatuado el dolor de haber perdido a un hermano de la Compañía Roma 2.

Ahora, la familia de Alonso, no sólo se ha quedado con el corazón vacío, sino que aún sigue sin respuestas. No comprenden por qué le arrebataron la vida de la noche a la mañana, dejándolos con un inmenso dolor al igual que con una gran incertidumbre por su terrible muerte.

Fue enterrado en una ceremonia íntima, acompañado por las personas que tanto amaba, las mismas que no podían creer que esa era una despedida eterna y que nunca iban a volver a ver al querido Alonso.

Relacionadas