Albergue en capilla

La municipalidad de SJM exige que Perú Niñez deje el local que habitaron por más de 25 años

Foto: Cuarto Poder

Hace 27 años la tarmeña Carmen Cortez soñaba con ser escritora, pero cuando vio cómo vivían los pobres de Lima decidió crear un albergue. Le puso Perú Niñez a este refugio y desde entonces se hace cargo de miles de casos de personas que no tenían lugar en los hospitales.

A ella acuden más de cien colectivos de ollas comunes y una gran cantidad de madres con niños con algún tipo de discapacidad. Su facultad de ayudar es tan grande que se han sumado muchos jóvenes voluntarios así como un buen número de profesionales de la salud.

Estrellas como Gisela Valcárcel han realizado donaciones que ahora ayudan a los niños, como estas tinas de hidromasajes. Los casos más graves son los de niños y jóvenes quemados. Algunos luego de haber iniciado su recuperación ahora son voluntarios.

Carmen Cortez ha asumido la adopción de cuatro niños con quemaduras muy graves. Niños que son ahora jóvenes y que se han sumado a su familia conformada por tres hijos propios.

La municipalidad de San Juan de Miraflores exige ahora que ella y sus pacientes abandonen el local que han habitado por más de 25 años. 

Si hay algo de lo que Cortez se arrepiente es de haber descuidado a su propia familia en estos 27 años que lleva en su misión en este pequeño cerro de Pamplona. Pero sus hijas la apoyan y por supuesto también sus demás hijos, esos cientos de personas que no dudarán en llamarla "mamá".