Alan García fue inversionista del sector inmobiliario con una participación de $900 000

Fue parte de este rubro desde el año 2015 hasta su muerte. El tema es investigado por la Fiscalía

Foto: Cuarto Poder

Con un cheque de gerencia no negociable, emitido por el BBVA por 900 000 dólares, el expresidente Alan García pasó a ser inversionista de una empresa inmobiliaria.

Lo fue al menos desde 2015 hasta el día de su muerte. Nunca se hizo pública su participación en el negocio del ladrillo, pero se hizo público esta semana a propósito de una investigación fiscal.

A hoy, sus herederos no pueden hacer uso de sus bienes porque la Fiscalía de extinción de dominio ha impuesto medidas cautelares sobre los mismos hasta que se determine si la herencia que dejó es de origen lícito.

El 26 de marzo, García Pérez firmó contrato de préstamos con la empresa Inversiones Inmobiliarias Telsa SAC. Entregó cheque por el monto mencionado y pasó a ser inversionista que tenía como proyecto la construcción de un edificio en Miraflores.

El contrato dice que solo se devolvería la inversión y la rentabilidad cuando los departamentos se hubieran vendido en su totalidad.

García no invirtió a ciegas. Detrás de la empresa Tesla estaban los hijos del excongresista del PPC, Xavier Barrón. 

La pregunta es de dónde salieron esos 900 000 dólares de inversión. En mayo de 2014, el expresidente sacó sus fondos de pensiones de AFP Integra, por 448 000 soles. Este dinero lo depositó en el BBVA junto con otro dinero que tenía en otras cuentas y lo puso en un fondo de inversiones.

Fueron unos 730 000 dólares los que invirtió en Sura. Un año antes, en 2013, teniendo esta liquidez pidió un préstamo de 300 000 dólares al BBVA para pagar su casa de Miraflores. 

Unos 8 meses después sacó el dinero invertido en el fondo de inversiones y terminó invirtiendo 900 000 dólares en el proyecto inmobiliario.

El 14 de junio de 2018, García recibió de la empresa 900 000 dólares del total de su inversión. 300 000 fueron depositados en una cuenta del BBVA y 600 000 los reinrvirtió en otro proyecto inmobiliario.

La ganancia la obtuvo luego, con 240 874 dólares, rentabilidad del 21 % en tres años. En total, García reinvirtió 840 000 dólares en un nuevo proyecto en Miraflores. El edificio está a día de hoy en construcción.

La Fiscalía no ha encontrado más cuentas ni bienes de Alan García que la inversión en la inmobiliaria por 840 000 dólares pero no los 300 000 que fueron a su cuenta, la casa de Miraflores, la de la playa Los Cocos y el embarcadero.

Desde que el expresidente se suicidó en abril del año pasado, y hasta enero de este año, sus herederos pudieron haber vendido o recuperado sus bienes porque no había medida cautelar vigente.