NBA: Marc Gasol se dislocó un meñique, lo arregló y siguió jugando

Marc Gasol, basquetbolista español de 36 años. | Video: YouTube

"La adrenalina ayuda mucho", señaló Marc Gasol tras la derrota de Los Angeles Lakers ante Boston Celtics

Marc Gasol disputó su mejor partido desde que llegó a Los Angeles Lakers pese a que se dislocó el meñique de la mano izquierda, algo que, según explicó en declaraciones a Efe tras el partido, no le impidió seguir jugando a un gran nivel.

"Al final, la adrenalina ayuda muchísimo en estos casos. Estás metido en el partido", dijo con naturalidad.

Gasol firmó una actuación fabulosa pero su equipo acabó cayendo ante los Boston Celtics (113-121).

El español sumó 18 puntos (7 de 10 en tiros, 4 de 6 en triples), 4 rebotes y 3 asistencias frente a una pérdida en 21 minutos (no jugó el último cuarto ya que el encuentro parecía totalmente decidido).

Gasol no había jugado en tres de los últimos cuatro partidos (uno de ellos por lesión) de la NBA, pero la baja de Andre Drummond le abrió de nuevo las puertas de la titularidad y no desaprovechó la ocasión.

Sin embargo, y al margen de su gran papel en este encuentro, lo más comentado  fue la jugada en la que acabó con el meñique dislocado.

"Nada, me he tirado a por un balón en un pase que iba muy cerca del suelo. La única manera de cogerlo era tirándome al suelo. No sé muy bien qué ha pasado, pero al levantarme y ver la mano el dedo estaba dislocado", contó tras el partido.

"Por experiencia, más o menos, sabes cómo reaccionar en ese momento. He estirado un poco y lo he conseguido volver a meter en su sitio rápidamente", detalló.

Este percance no solo no frenó su ímpetu sino que, tras poner el dedo en su lugar, Gasol anotó tres triples seguidos para 11 puntos en total solo en ese cuarto.

"He seguido jugando porque llevaba un partido sin jugar y me hacía mucha ilusión. Estaba jugando bien y no quería salir de la pista", indicó con una sonrisa.

"La sensación era un poco extraña. Había un rebote que he intentado coger, pero lo he palmeado porque no tenía confianza en la mano izquierda. Pero luego cuando he visto que podía coger el balón más o menos bien y que el dedo estaba estable y el dolor era soportable, pues nada, a seguir jugando", agregó. EFE

ETIQUETAS: nba marc gasol
Deja un comentario