Lima 2019: Juegos Panamericanos fueron inaugurados con una gran fiesta en el Nacional

Lima 2019: Juegos Panamericanos fueron inaugurados con una gran fiesta en el Nacional
Juan Diego Flórez remeció el estadio Nacional. | Foto: AFP / Video: Cortesía TV Perú

Juan Diego Flórez emocionó a los asistentes al Nacional

Hacía seis años que Perú se preparaba para sus primeros Juegos Panamericanos, el mayor acontecimiento deportivo de América, y su inauguración este viernes fue por todo lo alto, en una ceremonia apoteósica y multitudinaria, que ensalzó todos los elementos distintivos del país, desde su historia hasta su comida.

No era para menos, después de la ardua contrarreloj que afrontó para tener listas a tiempo todas las obras prometidas en 2013 pero de las que nada se había hecho hasta 2017.

El intenso esprint culminó en esta fiesta de música, luz, color y fuegos artificiales en el Estadio Nacional de Lima, que no llenó sus 50.000 localidades, que tenían precios de hasta 400 soles (120 dólares).

El espectáculo ensalzó en dos horas y media la riqueza cultural y natural de Perú, desde sus milenarios orígenes con la aparición de las primeras civilizaciones en América hasta los tiempos actuales, con la gastronomía como insignia de una tierra que conjuga mar, desierto, montaña y selva.

Todo sobre el imponente y simbólico escenario de una nevada cima de los Andes, en peligro de extinción por el calentamiento global, que está dejando a Perú sin el mayor sistema de glaciares tropicales.

Esa cúspide que cambiaba de color con cada escena fue testigo de un desfile de 1.700 artistas y parte de los 6.680 deportistas que competirán en los Juegos.

La celebración comenzó con un poema al Perú de Marco Martos, un guiño a la literatura peruana, que no solo dio a un premio Nobel como Mario Vargas Llosa sino a reputados literatos como el poeta César Vallejo o el cuentista Julio Ramón Ribeyro.

La pieza se declamó en algunos de los 48 idiomas que se hablan en el país, entre ellos el quechua, la lengua de los incas y el idioma indígena más hablado en el continente.

Así se dio paso a la cosmología inca con un personaje que bajó del cielo gris de Lima, una quimera que mezclaba al cóndor, puma y serpiente, los tres animales de la trilogía inca, que simbolizaban el cielo, la tierra y el inframundo.

El Antiguo Perú siguió presente con los "caballitos de totora", las embarcaciones de caña que sirvieron a los mochicas y los chimú, pueblos anteriores a los incas, para domesticar el océano.

A ritmo de marinera llegó la flor de Amancaes, presente en el logotipo de los Juegos, un espécimen amarillo endémico de Lima, que solo aparece en los cerros que rodean a la ciudad en estos meses de invierno gracias a la acumulación de niebla.

Luego fue el turno del cajón peruano, ese que encandiló al maestro Paco De Lucía para introducirlo en el flamenco y llevarlo a un nivel aun superior.

Tras el desfile de los atletas, la Amazonía, se hizo presente gracias a un pago a la tierra, como se llama en Perú a la ancestral ofrenda que todavía en estos días se hace a la "pachamama" para que traiga prosperidad y aquí, medallas a los deportistas.

De la "pachamama" también salen la papa, el maíz o la yuca, alimentos que aparecieron para poner en relieve a la gastronomía peruana, el último gran motivo de orgullo de los peruanos, que no podía faltar aquí, justamente con los ojos América puestos este día en la considerada capital gastronómica del continente.

Entre danzas para celebrar el producto de la tierra, irrumpió de la montaña, y en una silla voladora, el chef limeño Mitsuharu Tsumura, dueño de Maido, considerado uno de los mejores restaurantes del mundo.

Los coloridos tejidos andinos fueron el último homenaje de la cultura local antes de los momentos musicales, con el tenor peruano Juan Diego Flórez y el cantante puertorriqueño Luis Fonsi como plato fuerte.

De telonera hizo la violinista Pauchi Sasaki para encandilar con una versión futurista del inconfundible "El cóndor pasa".

Flórez, la voz más universal del Perú, tuvo tiempo de emular una de sus óperas antes de cantar junto a la voz de la siempre inmortal Chabuca Granda, con la que entonó "La flor de la canela", ese himno no oficial de Lima ante el delirio del público.

Los discursos de las autoridades y el encendido del pebetero en lo alto de la montaña por la exvoleibolista Cecilia Tait, medallista en Seúl 1988, sirvieron de transición para el turno de Fonsi.

El boricua puso la guinda al pastel con sus temas "Imposible", "Calypso", "Échame la culpa", "Date la vuelta", "No me doy por vencido", "Party Animal" y, como no, el "Despacito". EFE

PREVIA

Medallistas olímpicos y atletas sin vitrinas; con palos, pelota o arco y flecha; seguidos por un público masivo, o por un puñado. Todos se dan cita en Lima, que desde este viernes se convierte en la capital del deporte panamericano como sede de la competencia más grande del continente.

La cuenta regresiva que evocará desde el primero de los Juegos Panamericanos en Buenos Aires en 1951 hasta la XVIII edición en la capital peruana llegará a cero a las 7:00 p.m., cuando comience la ceremonia inaugural. Podrás mirarla EN DIRECTO por Movistar Deportes y TV Perú

La fiesta en el Estadio Nacional, que se espera colme unas 50.000 personas, dará inicio formal a la competencia que se desarrolla hasta el 11 de agosto, con 21 deportes que otorgan cupos a los Juegos Olímpicos de Tokio-2020.

Tokio 2020 a la vista

Atletismo, fútbol, natación, boxeo y el resto de las 61 disciplinas de estos Juegos Panamericanos estarán representadas este viernes por artistas y bailarines en el campo de juego, entre otras coreografías que recorrerán las tradiciones del país y sus expresiones contemporáneas.

Esa fusión demandó al director creativo Francisco Negrín viajar por más de un año por los rincones del país. "Es una gran responsabilidad contar el Perú no solo al mundo, sino a los propios peruanos", dijo Negrín, quien formó para el diseño de las cuatro ceremonias (incluyendo las de los Juegos Parapanamericanos) un equipo con historiadores, coreógrafos, músicos y otros.

Detrás del espectáculo está la productora italiana Balich Worldwide Shows, responsable de numerosos eventos similares, como en Rio de Janeiro-2016 o Turín-2006. La escala no es despreciable: se espera que la ceremonia inaugural de la tercera competencia multideportiva más grande del mundo tenga unos 400 millones de telespectadores.  

Unos 1.700 artistas en escena protagonizarán un "diálogo" entre las civilizaciones prehispánicas y el presente, en una representación presidida por la escenografía de los picos del Nevado de Pariacaca, ubicado en los Andes Centrales.

Una ofrenda a la Pacha Mama observada por mochileros que se toman selfis; alusiones a la reconocida gastronomía y tejidos locales, así como a la costa, la sierra y la selva, se mezclarán en el acto de apertura en el que sonará tanto la melodía de "El cóndor pasa" como "Despacito", de Luis Fonsi.

También se espera que asista el presidente peruano, Martín Vizcarra, entre otras autoridades, y el presidente de la Panam Sports (Odepa), el chileno Neven Ilic.   

El estadio donde se realizará la ceremonia es una de una veintena de sedes desperdigadas por Lima y el puerto vecino de Callao, cuya construcción y puesta a punto demandó una inversión de 5.476 millones de soles (alrededor de 1.700 millones de dólares).

El presupuesto incluye la Villa Panamericana, un complejo de siete torres de 20 pisos en el sur de la ciudad, que después se destinarán a viviendas accesibles según las promesas.

El desafío del que las autoridades son conscientes es el tránsito caótico de Lima, de casi 10 millones de habitantes, y donde algunos proyectos de inversión han quedado enredados en el escándalo de corrupción de Odebrecht. La propuesta para que el caos no afecte a los 175.000 visitantes y locales participantes son carriles exclusivos para la movilidad relacionada con el evento.

Para enfrentar la inseguridad, otro gran problema de Perú, las autoridades desplegaron a 10.000 policías y 3.000 soldados.

La lucha por el podio continental

Por las próximas tres semanas, las miradas se posarán en atletas reconocidos como el luchador grecorromano cubano Mijain López; el velocista estadounidense Justin Gatlin; la saltadora colombiana Caterine Ibargüen Rojas y la judoca argentina Paula Pareto, por mencionar algunos de los destacados entre unos 6.700 deportistas participantes de 41 países y territorios de toda América.

"Los Panamericanos son la gran oportunidad para unir a las culturas de las Américas", dijo en la víspera el presidente del Comité Organizador, Carlos Neuhaus.

En el plano deportivo, sin embargo, se anticipa una batalla: con un medallero liderado históricamente por Estados Unidos, la competencia más reñida será por el segundo lugar, con Brasil, Cuba y Canadá como los candidatos más firmes, y Colombia perfilado para meterse en la lucha.

Desde el martes se pusieron en marcha deportes como vóley playa, balonmano, bowling y squash, pero las primeras preseas se entregarán este sábado en el maratón.

La agenda para el primer día del fin de semana incluye igualmente las primeras pruebas de gimnasia artística y el inicio del boxeo.

LEE TAMBIÉN: Los SORPRENDENTESMEROS del Internacional con GUERRERO en el campo

 

Deja un comentario